Yanukóvich se reúne con sus tres antecesores para hallar salida a la crisis

El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, comenzó hoy la reunión con sus tres antecesores en el cargo, Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yúschenko, para encontrar una salida a la crisis provocada por las protestas opositoras.

El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, comenzó hoy la reunión con sus tres antecesores en el cargo, Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yúschenko, para encontrar una salida a la crisis provocada por las protestas opositoras.

"La reunión ya ha comenzado. Este encuentro debe interpretarse como el primer paso para la organización de la mesa redonda nacional", dijo Irina Vannikova, dirigente del partido Nuestra Ucrania, liderado por Yúschenko, a la prensa local.

La propuesta de convocar una mesa redonda nacional entre Gobierno y oposición partió del primer presidente de la Ucrania independiente, Leonid Kravchuk, y recibió el lunes el visto bueno del presidente.

En opinión de Yanukóvich, quien se reunirá también hoy con la jefa de la diplomacia europa, Catherin Ashton, "la mesa redonda puede ser una plataforma para el entendimiento".

Yanukóvich espera que la citada mesa sirva para encontrar una "solución de compromiso" tras tres semanas de protestas antigubernamentales, cuyo detonante fue la renuncia de Kiev a firmar un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Los dirigentes opositores criticaron ayer a Yanukóvich por proponer una mesa redonda nacional y, al mismo tiempo, desplegar miles de efectivos antidisturbios en Kiev para desbloquear los accesos al Gobierno y a la Administración Presidencial.

La oposición demandó el fin de semana como condición para el diálogo la dimisión del Gobierno, la liberación de los manifestantes detenidos y el castigo de los que ordenaron la represión violenta de las manifestaciones pacíficas.

Tras el cumplimiento de esas condiciones, la oposición estaría dispuesta a sentarse en la mesa de negociaciones con las autoridades para formar un Gobierno técnico que se encargaría de negociar la asociación con la UE.

Además, ese Gobierno provisional debería convocar elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas, una vez reformada la Constitución.

Los opositores siguen concentrados en la Plaza de la Independencia, conocida popularmente como Euromaidán (Maidán es plaza en ucraniano), corazón del movimiento de protesta, al igual que en la Revolución Naranja de 2004.