Putin remite a la Duma la amnistía que beneficiaría a Pussy Riot y Greenpeace

El presidente ruso, Vladímir Putin, remitió hoy a la Duma o cámara de diputados una amnistía general que podría beneficiar a algunos opositores, a los activistas de Greenpeace y a las dos jóvenes condenadas del grupo punk Pussy Riot.

El presidente ruso, Vladímir Putin, remitió hoy a la Duma o cámara de diputados una amnistía general que podría beneficiar a algunos opositores, a los activistas de Greenpeace y a las dos jóvenes condenadas del grupo punk Pussy Riot.

Según el Kremlin, el proyecto de amnistía con ocasión del 20 aniversario de la Constitución rusa se propone la liberación de los condenados socialmente más desfavorecidos y de aquellos presos que hayan aportado una destacada contribución al país.

Entre esas categorías, figurarían los condenados por delitos cometidos cuando eran menores de edad, las embarazadas, las mujeres con hijos y las mayores de 55 años, los hombres que hayan superado los 60 y los inválidos de ciertas categorías.

Además, también figurarían aquellos que participaron en la liquidación de la secuelas de la catástrofe nuclear de Chernóbil (1986), los militares y efectivos del Ministerio del Interior, o los veteranos de guerra.

La amnistía únicamente beneficiará a los que hayan sido sentenciados a penas de no más de cinco años de cárcel, con la excepción de los menores de edad que hayan delinquido antes de cumplir los 16 años, según las agencias rusas.

Además, tampoco serán amnistiados aquellos que hayan cometido delitos que incluyan el uso de la fuerza, delitos de sangre o crímenes que representaran una amenaza para la sociedad.

Según Vladímir Vasiliev, vicepresidente de la Duma y dirigente del partido oficialista Rusia Unida, en total serán amnistiados unas 25.000 personas y no las 100.000 de las que el Comité de Derechos Humanos adjunto al Kremlin habló en un primer momento.

Según informa hoy el diario "Izvestia" en su versión digital, la amnistía podría beneficiar a Nadezha Tolokónnikova y María Aliójina, las dos jóvenes de Pussy Riot condenadas a dos años de cárcel por su "plegaria punk" en el mayor templo ortodoxo del país, ya que ambas tienen hijos menores de edad.

La amnistía también contempla la puesta en libertad de los acusados de gamberrismo, en virtud del artículo 213 del código penal, entre los que figurarían ocho de los opositores procesados por participar en los disturbios antigubernamentales del 6 de mayo de 2012.

También figurarían en esa categoría los 30 tripulantes del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise", que fueron puestos en libertad bajo fianza, pero que no pueden abandonar Rusia hasta la conclusión del proceso judicial por intentar encadenarse a una plataforma petrolífera en el Ártico ruso.

Tanto los activistas de derechos humanos como la oposición extraparlamentaria expresó hoy su decepción por el hecho de que la amnistía no sea más amplia y afecte a todos los presos políticos, incluido el otrora hombre más rico de Rusia, Mijaíl Jodorkovski.

El fundador de la petrolera Yukos no sólo no saldrá de la cárcel, sino que la Fiscalía anunció la pasada semana que el multimillonario aún es objeto de varias investigaciones penales, entre ellas una acerca de lavado de dinero por valor de 10.000 millones de dólares.