El Kremlin liquida la agencia RIA-Nóvosti

La sorpresiva liquidación de la agencia RIA-Nóvosti, que en los últimos años se había convertido en la joya de los medios estatales rusos y en vanguardia del uso de nuevas tecnologías de la información, marca un giro hacia el reforzamiento de la política de propaganda del Kremlin.

La sorpresiva liquidación de la agencia RIA-Nóvosti, que en los últimos años se había convertido en la joya de los medios estatales rusos y en vanguardia del uso de nuevas tecnologías de la información, marca un giro hacia el reforzamiento de la política de propaganda del Kremlin.

En una reunión con los trabajadores de la agencia, la directora general de RIA-Nóvosti, Svetlana Mironiuk, tras señalar que no queda más que acatar el decreto firmado ayer por el presidente ruso, Vladímir Putin, señaló que éste supone la "liquidación del mejor medio informativo del país creado con dinero del Estado".

Mironiuk, que en un momento de la reunión no pudo contener las lágrimas, como se aprecia en un vídeo colgado en Youtube, reveló que se enteró por los medios informativos de la liquidación, que llamó "destrucción", de la agencia.

La historia de RIA-Nóvosti se remonta al 24 de junio 1941, cuando tres días después de que la tropas hitlerianas invadieran la Unión Soviética se fundó su antecesor, el Buró Soviético de Información (Sovinformburó).

En lugar de la histórica agencia, Putin ordenó ayer la creación de la Agencia de noticias internacional Rossíia Sevodnia (Rusia Hoy), que tendrá como tarea difundir en el exterior "la política estatal de la Federación Rusa y la actualidad del país" y que se hará con los derechos y bienes de RIA-Nóvosti.

Por el mismo decreto, desaparece la compañía estatal de radiodifusión "Golos Rossii" (La Voz de Rusia), y todas sus emisiones, así como sus propiedades, también son transferidas a la agencia de nueva creación.

Al frente de la agencia Rossíia Sevodnia fue nombrado el periodista Dmitri Kiseliov, de 59 años, que hasta ahora era subdirector de la Radiotelevisión Estatal de Rusia (VGTRK, por sus siglas en ruso) y presentaba el programa "Vesti Nedeli" ("Noticias de la Semana").

El jefe del Gabinete de la Presidencia, Serguéi Ivánov, explicó que la reestructuración de los medios informativos estatales tiene como objetivo "hacer un uso más racional de los recursos presupuestarios que se asignan a los medios informativos estatales" y que "se trata de reducir y no aumentar su tamaño".

"La reorganización de uno de los elementos clave de la máquina propagandística del Estado en víspera de los Juegos Olímpicos de Sochi muestra que los recursos ideológicos y financieros del Estado están próximos a agotarse", comentó hoy el diario digital Gazeta.ru.

La alusión a la Olimpiada Blanca no es casual: precisamente a RIA-Nóvosti se le había encomendado la tarea de organizar todo lo relativo a su cobertura informativa.

Según la publicación digital, "cada vez hay menos gente a la que las autoridades estén dispuestas a confiar la creación de su imagen positiva en el país y en el extranjero, y cada vez hay menos dinero para hacer este trabajo con la magnitud de antaño".

"A mi modo de ver, la liquidación de la agencia es producto de la irritación de Putin, que considera que la imagen que se tiene de Rusia en el extranjero no se corresponde con la realidad", dijo a Efe un directivo de RIA-Nóvosti en condiciones de anonimato.

En su opinión, si realmente el objetivo del decreto presidencial es optimizar los recursos financieros, lo lógico hubiera sido liquidar Itar-Tass, la segunda agencia estatal, que -dijo- "es más cara y desde hace años va a la zaga de RIA-Nóvosti".

Mientras, en los círculos periodísticos locales se multiplican las conjeturas sobre si el canal estatal de televisión RT (el antiguo Russia Today), que emite en varios idiomas y fue creado con el propósito de mejorar la imagen de Rusia en el exterior, será sumado o no a la nueva agencia.

A favor de una futura fusión, sostienen los partidarios de esa tesis, habla la comunidad tanto de nombres como de objetivos.

Mientras, los cerca de 2.300 miembros de la plantilla de RIA-Nóvosti tienen trabajo asegurado sólo para los próximos tres meses, el plazo previsto para la liquidación de la agencia, que el año pasado recibió subsidios gubernamentales por valor de casi 3.000 millones de rublos (68 millones de euros).

Mironiuk adelantó que, a juzgar por el decreto presidencial, varios proyectos de RIA-Nóvosti, en particular los destinados al mercado interno, probablemente no serán retomados por la nueva agencia de noticias.

"Es evidente que RIA-Nóvosti, que en los últimos años se había convertido en un centro de liberales en el espacio informativo, ha sido desmantelada. Es un giro interesante en la historia de Rusia", dijo a la agencia Dialog el polémico periodista y presentador de televisión Maxim Shevchenko.