Rusia critica a la OTAN por pronunciarse sobre la crisis en Ucrania

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, criticó hoy a la OTAN por pronunciarse sobre la crisis política en Ucrania y pidió que se permita a Kiev gestionar como considere oportuno una situación que para Moscú no deja de ser un asunto interno.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, criticó hoy a la OTAN por pronunciarse sobre la crisis política en Ucrania y pidió que se permita a Kiev gestionar como considere oportuno una situación que para Moscú no deja de ser un asunto interno.

"No entiendo por qué la OTAN adopta una declaración como esta", señaló Lavrov sobre el texto pactado el martes por los aliados, en el que condenaban el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades ucranianas y urgían al diálogo entre Gobierno y oposición.

Para Moscú, el mensaje de la Alianza "ayuda a crear una imagen distorsionada" de lo que está ocurriendo y envía "una señal errónea" en un asunto que es de carácter interno, según dijo Lavrov en una rueda de prensa celebrada en la sede de la OTAN.

Lavrov defendió que la decisión del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, de suspender la firma de un acuerdo de asociación negociado con la Unión Europea supone un ejercicio legítimo del poder ejecutivo y no tendría por qué desatar protestas en las calles.

El ministro ruso confió en que la clase política ucraniana logre encauzar la situación y llamó al resto de la comunidad internacional a permanecer al margen.

Esta semana, el presidente ruso, Vladímir Putin, ya aseguró que las multitudinarias manifestaciones en Kiev se asemejan más a un pogromo que a una revolución.

Para el Kremlin, las protestas de la oposición "tienen poco que ver con las relaciones entre Ucrania y la UE" y obedecen a intereses de quienes "quieren agitar los procesos políticos internos".

Lavrov hizo estas declaraciones después de participar en una reunión del Consejo OTAN-Rusia en Bruselas junto a sus homólogos de los países aliados.

La situación en Ucrania no fue abordada en la cita, aunque "un par" de ministros aludieron al asunto, según explicó en una conferencia de prensa el secretario general de la Alianza, Anders Fogh-Rasmussen.

Rusia y la OTAN repasaron en la reunión sus programas de cooperación en materia militar con el objetivo de extenderlos a nuevas áreas y acordaron, entre otras cosas, una iniciativa para eliminar material bélico antiguo de la región de Kaliningrado.