Kiev y Moscú inician negociaciones sobre el precio del gas ruso para Ucrania

Kiev y Moscú han iniciado negociaciones para impulsar la cooperación bilateral y en las que se espera que las partes estudien revisar el precio del gas ruso para Ucrania después de que ésta renunciara a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Kiev y Moscú han iniciado negociaciones para impulsar la cooperación bilateral y en las que se espera que las partes estudien revisar el precio del gas ruso para Ucrania después de que ésta renunciara a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Una delegación ucraniana encabezada por el viceprimer ministro Yuri Boiko llegó a Moscú "para mantener conversaciones sobre el desarrollo de las relaciones bilaterales, también en materia de gas", según fuentes diplomáticas ucranianas, citadas por medios rusos y ucranianos.

"A fin de seguir cooperando y para desarrollar las relaciones económicas entre Rusia y Ucrania, tanto el primer ministro (de Ucrania) como los presidentes (de ambos países) acordaron impulsar el trabajo en distintos terrenos", dijo el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, al inaugurar la reunión.

El jefe del Ejecutivo ruso subrayó que Ucrania sigue siendo uno de los socios estratégicos principales de Moscú al mismo tiempo que expresó su esperanza de que la reunión de hoy ayude a "dar dinamismo a las cuestiones que quizás últimamente se hayan estancado".

Medvédev no eludió hablar de las protestas que se han producido estos días en Kiev a raíz de la renuncia a la Asociación con la UE.

"Seguimos atentamente lo que ocurre en su país. Es un asunto interno de Ucrania, pero es muy importante que haya orden y estabilidad", dijo a Boiko.

Mientras, los medios ucranianos informaron de que otra delegación de altos cargos ucranianos se desplazaría a Bruselas hoy para "confirmar la orientación de Kiev hacia la Unión Europea", información que la diplomacia de la UE no ha confirmado.

Ucrania, escenario de protestas indefinidas contra la renuncia del Gobierno a asociarse con la Unión Europea, se ve entre la espada y la pared, sin poder aparentemente elegir entre Rusia y Occidente.

El presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, quien asegura estar dispuesto a acercarse a la UE, se negó en el último momento a firmar el Acuerdo de Asociación con los Veintiocho en la cumbre de Vilna, lo que ha provocado la indignación de la oposición, la decepción de la UE y la satisfacción del Kremlin.

Rusia amenazó con imponer barreras al comercio ucraniano para proteger su mercado en caso de que Kiev firmara el documento.

Mientras, Yanukóvich ha cifrado en 160.000 millones de euros la ayuda que Ucrania necesitaría de Bruselas para compensar las pérdidas ocasionadas para adecuar su legislación y su industria a los estándares europeos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.