La oposición ucraniana presentará mañana una moción de censura al Gobierno

Los grupos parlamentarios opositores presentarán mañana martes en la Rada Suprema, el Parlamento de Ucrania, una moción de censura al Gobierno encabezado por el primer ministro, Nikolái Azárov, por la renuncia al Acuerdo de Asociación con la UE y la represión de las protestas populares.

"La moción de censura debe ser el primer punto del orden del día", dijo hoy el líder del grupo parlamentario del partido opositor Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk, en una reunión del Consejo de Conciliación del Legislativo, que contó con la presencia del primer viceprimer ministro, Serguéi Arbúzov.

El presidente de la Rada, Vladímir Ribak, afirmó que todas las propuestas presentadas en la reunión de hoy serán abordadas en la sesión plenaria de mañana.

"Tanto la mayoría como la oposición tienen posturas definidas y mañana se podrán discutir en la plenaria de la Rada", dijo Ribak, citado por medios locales.

El presidente del Parlamento subrayó la necesidad de "evitar acciones radicales".

Según Ribak, el Legislativo debe proponerle al presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, una "visión consensuada de cómo salir de la crisis de modo civilizado".

Por su parte, el número dos del Gobierno declaró que el Gabinete de Ministros está dispuesto a continuar trabajando, "incluso en condiciones tan difíciles como las de ahora".

"Estoy aquí para demostrar que el Gobierno trabaja, que el Gobierno está en su puesto y cumple sus funciones", dijo Arbúzov.

"Si los diputados no apoyan la destitución del Gabinete de Ministros significará que respaldan las palizas a los estudiantes, significará que respaldan lo que ocurrió anoche", dijo Yatseniuk a la prensa a la salida de la reunión del Consejo de Conciliación.

El Gobierno de Ucrania ha negado que estudie implantar el estado de excepción en el país debido a las protestas de la oposición y los violentos enfrentamientos que tuvieron lugar ayer en Kiev y se saldaron con casi 200 heridos hospitalizados, entre policías y manifestantes.

"Las autoridades no se han planteado decretar el estado de excepción en el país", dijo a la agencia Interfax-Ukraini el portavoz del Gabinete del Ministros, Vitali Lukiánenko.

A primera hora de la mañana de hoy los opositores bloquearon todos los accesos a la sede del Gobierno ucraniano, por lo que los funcionarios no pudieron llegar a sus oficinas.

Varios miles de manifestantes pasaron la noche en la Plaza de la Independencia, donde levantaron barricadas para rechazar un eventual intento de desalojo por la policía antidisturbios.

Según el Ayuntamiento de Kiev, un total de 190 personas fueron hospitalizadas tras los violentos enfrentamientos registrados ayer junto al complejo de edificios gubernamentales.

La oposición denunció que esos ataques fueron perpetrados por grupos de provocadores con el fin de dar pretexto a las autoridades para reprimir las protestas pacíficas, que la víspera reunieron hasta medio millón de personas en el centro de Kiev.

La concentración de ayer ha sido el acto más multitudinario desde que estallaron las protestas por la decisión del Gobierno ucraniano de renunciar a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.