Azárov: protesta opositora se descontrola y tiene "signos de golpe de Estado"

El primer ministro ucraniano, Nikolai Azárov, advirtió hoy de que las protestas de los últimos días en Kiev a favor de una asociación con la Unión Europea han pasado de ser "multitudinaria" a estar "descontroladas" y tienen "todos los signos de un golpe de Estado".

En una reunión con embajadores de la UE, EEUU y Canadá tras varios días de manifestaciones de opositores, que continuaron hoy en menor número, Azárov aseguró que "el Gobierno tiene información de que se está preparando el asalto al edificio del Parlamento", según medios de prensa.

"Por un lado, no les quitamos la responsabilidad a las fuerzas de seguridad, pero, por otro, los políticos que se han sumado a estas acciones han radicalizado la situación", aseguró el jefe del Gobierno.

El primer ministro denunció que los líderes opositores "dirigen a la gente a asaltar los edificios oficiales, a bloquear el trabajo de las instituciones y dan ultimátum" y subrayó que "esto tiene todos los signos de un golpe de Estado. Esto es muy grave".

Las acciones de protesta han pasado de ser "multitudinarias" a ser "descontroladas", "o más bien dirigidas desde determinadas fuerzas políticas" que "tienen la ilusión de que se puede revertir el orden establecido", alertó.

Agregó que, aunque el Gobierno está mostrando paciencia, no quiere dar sensación de permisividad.

El dirigente se refería a los incidentes ocurridos ayer, domingo, cuando grupos de descontrolados trataron de asaltar el complejo presidencial, mientras otros radicales ocupaban el Ayuntamiento de la capital, en medio de la mayor manifestación de los últimos días.

También informó de que el jefe de la Policía de Kiev, Valeri Koriak, ha sido destituido por el violento desalojo en la madrugada del sábado de los manifestantes acampados en la capitalina Plaza de la Independencia.

Aunque a primera hora de la mañana de hoy los opositores bloquearon todos los accesos a la sede del Gobierno ucraniano, por lo que los funcionarios no pudieron llegar a sus oficinas, por la noche la situación en el lugar era de calma.

Según la agencia Interfax Ucrania, los manifestantes levantaron el piquete en torno al edificio del Gobierno y apenas quedaron unos 50 activistas en las cercanías.

También estaba tranquila la situación en torno a la Rada Suprema (Parlamento), donde los grupos parlamentarios opositores presentarán mañana una moción de censura contra el Gobierno encabezado por Azárov por su renuncia a firmar un Acuerdo de Asociación con la UE y la represión de las protestas populares.

"La moción de censura debe ser el primer punto del orden del día", dijo hoy el líder del grupo parlamentario del partido opositor Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk.

El Gobierno de Ucrania negó también que estudie implantar el estado de excepción en el país debido a las protestas de la oposición y los violentos enfrentamientos que tuvieron lugar el domingo en Kiev y que se saldaron con casi 200 heridos hospitalizados, entre policías y manifestantes.

Tras la violenta jornada del domingo, en la que algunos grupos se enfrentaron a la policía y ocuparon edificios oficiales, el día de hoy transcurrió con más normalidad, aunque con una concentración permanente en la icónica Plaza de la Independencia.

Desde allí, continuaron los llamamientos de los líderes opositores a la renuncia del Gobierno.

"Les invitamos al Maidan (plaza), que venga todo el Gobierno, aquí pueden escuchar hablar sobre ellos. Y después, despedirse y presentar la dimisión", arengó el líder de UDAR, el campeón de boxeo Vitali Klichko, en lo que se da en llamar el "cuartel general de la resistencia".

El mandatario ruso, Vladímir Putin, en sus primeras declaraciones desde que Ucrania rechazó firmar el Acuerdo de Asociación con la UE en la cumbre de Vilna la semana pasada, aseguró que las multitudinarias manifestaciones de la oposición para exigir la dimisión del presidente Víctor Yanukóvich no son una revolución, sino un pogromo.

Según Putin, las acciones de protesta "tienen poco que ver con las relaciones entre Ucrania y la UE", y obedecen a intereses de quienes "quieren agitar los procesos políticos internos".

El propio Yanukóvich pidió hoy a manifestantes y fuerzas de seguridad que cumplan la ley y que se mantenga "un carácter pacífico" durante las protestas que se están viviendo en todo el país, en una entrevista que concedió a varios canales de televisión ucranianos.

A pesar de los disturbios, el presidente mantiene en su agenda una visita de Estado a China, adonde tiene previsto viajar mañana.