EE.UU critica violencia en Ucrania y exige respeto a la libertad de expresión

El Gobierno estadounidense instó hoy a las autoridades de Ucrania a "respetar" los derechos de libertad de expresión y reunión como elementos fundamentales de una democracia "saludable", y condenó la violencia contra los manifestantes pacíficos.

El Gobierno estadounidense instó hoy a las autoridades de Ucrania a "respetar" los derechos de libertad de expresión y reunión como elementos fundamentales de una democracia "saludable", y condenó la violencia contra los manifestantes pacíficos.

"La violencia y la intimidación no debería tener lugar en la Ucrania de hoy", afirmó Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado.

Psaki expresó la "condena" de Washington a la violencia de las autoridades contra los manifestantes "pacíficos" ocurridas hoy en Kiev, e instó a los líderes ucranianos "a respetar el derecho de sus ciudadanos a la libertad de expresión y reunión".

Esos derechos "son fundamentales para una democracia saludable y supone el respeto por valores universales sobre los que depende la alianza de EE.UU. con Ucrania", agregó.

Psaki se refería a los hechos ocurridos esta madrugada cuando fuerzas antidisturbios entraron en la Plaza de la Independencia de Kiev, donde permanecían acampados unos mil jóvenes tras una multitudinario mitin celebrado el viernes en protesta contra la decisión del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, de no firmar un Acuerdo de Asociación negociado con la Unión Europea (UE).

Los activistas fueron dispersados con porras y arrastrados por el suelo, varios sufrieron heridas y contusiones y 35 de ellos fueron detenidos, aunque posteriormente quedaron en libertad.

El Departamento de Estado subraya "el apoyo de EE.UU a las aspiraciones del pueblo de Ucrania para convertirse en una próspera democracia europea".

Destaca, además, que la integración europea es el "camino más seguro" hacia el crecimiento económico y fortalecimiento de la democracia en Ucrania.

Por su parte, el presidente Yanukóvich ya ha anunciado su intención de investigar lo sucedido.

No obstante, insistió en que hizo lo correcto dado que las condiciones impuestas por la UE para la firma eran humillantes para Ucrania y hubieran supuesto una debacle económica para su país.