Azárov anuncia una investigación sobre la represión durante la protesta

El primer ministro ucraniano, Nikolai Azárov, afirmó hoy que se va a llevar a cabo una investigación de lo sucedido esta madrugada en Kiev, donde una protesta opositora fue violentamente dispersada por fuerzas antidisturbios.

El primer ministro ucraniano, Nikolai Azárov, afirmó hoy que se va a llevar a cabo una investigación de lo sucedido esta madrugada en Kiev, donde una protesta opositora fue violentamente dispersada por fuerzas antidisturbios.

Agregó que su Gobierno no está interesado en utilizar la fuerza contra los manifestantes opositores, en una declaración colgada en su muro de Facebook.

"Ahora nuestra tarea es mantener la calma y la estabilidad en el país. Las autoridades no estaban interesadas en que las cosas se desarrollasen así", señala Azárov en su Facebook.

Asegura sentirse "muy preocupado e indignado" por lo sucedido y añade: "lo he dicho más de una vez y lo repito. la gente que expresa de forma legal y pacífica sus protestas, son nuestros conciudadanos, cuyos derechos estamos obligados a defender".

Agregó que "esta gente expresa su apoyo a la integración europea, es decir, a la política que hemos seguido y vamos a seguir el presidente y el Gobierno. Valoramos su opinión, sus posiciones y vamos a dialogar con ellos".

El primer ministro señaló que se ha creado un grupo operativo de investigación conjunto de las fuerzas de seguridad con participación de la fiscalía para realizar una investigación sobre el desalojo de la protesta en la plaza de la Independencia de Kiev.

Las fuerzas antidisturbios desalojaron violentamente hacia las 4 de la madrugada hora local (02.00 gmt) a los jóvenes que quedaban acampados en la plaza de la Independencia donde los últimos días fueron creciendo las protestas contra la decisión del presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, de no firmar un Acuerdo de Asociación con la UE.

Según los activistas y diputados opositores, cerca de 40 personas fueron detenidas, y una treintena resultaron con heridas y contusiones.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.