Partidarios y detractores de asociación con UE se manifiestan en Kiev

Unos diez mil partidarios del oficialista Partido de las Regiones se concentraron hoy en la plaza de Europa de Kiev en un mitin en apoyo del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, y de su postura de pedir ayuda económica a la UE para firmar un Acuerdo de Asociación.

Unos diez mil partidarios del oficialista Partido de las Regiones se concentraron hoy en la plaza de Europa de Kiev en un mitin en apoyo del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, y de su postura de pedir ayuda económica a la UE para firmar un Acuerdo de Asociación.

Con banderas nacionales, del partido e incluso de la Unión Europea, los concentrados escucharon el llamamiento del líder parlamentario de su formación, Alexánder Efremov, a crear en Ucrania las condiciones para lograr un nivel de vida similar al europeo.

"No nos desviamos del camino europeo. Ucrania estará en la familia europea, haremos todo para que la vida aquí sea como en los mejores países de Europa", aseguró.

Entretanto, unas 1.500 personas se manifestaban en la plaza de la Independencia de la capital ucraniana en apoyo de la vía hacia la integración del país en la Unión Europea.

A pesar de la lluvia y el aguanieve que caía sobre Kiev, los manifestantes, en su mayoría jóvenes estudiantes, marcharon con banderas ucranianas y enseñas comunitarias, algunos de ellos tomados de la mano para simbolizar una cadena, la de "la unión entre Ucrania y la UE", dijeron algunos participantes.

Y en la ciudad occidental de Lvov, la más europeísta del país, miles de habitantes salieron a la calle para tomar parte en una cadena humana que pretende unir la capital del país, Kiev, con la frontera con la Unión Europea.

Los manifestantes, también con banderas nacionales y europeas, gritaban eslóganes como "Ucrania, en la UE", o "Viva Ucrania", mientras los vehículos que circulaban al lado hacían sonar sus claxon.

En Vilna, donde hoy concluye la cumbre de la UE con los países de la Asociación Oriental, ensombrecida tras la negativa del presidente de Ucrania a firmar ahora un Acuerdo de Asociación, Yanukóvich insistió en pedir ayuda económica a los Veintiocho para minimizar las consecuencias negativas de la firma de tal acuerdo.

Subrayó: "Esto exige una labor conjunta sobre un programa de ayuda a Ucrania que nos permita prepararnos para la firma del acuerdo".

Y abogó por que la UE acepte un formato trilateral de conversaciones comerciales con Rusia y Ucrania para evitar contradicciones entre el Acuerdo de Asociación y la Unión Aduanera encabezada por Moscú.

Yanukóvich se mantiene en sus trece al insistir en que las condiciones impuestas por la UE para la firma del acuerdo eran humillantes para Ucrania y que hubieran supuesto una debacle económica para su país.

Kiev cifra en 160.000 millones de dólares el monto necesario sólo para homologar la legislación ucraniana a la europea, sin contar con el coste que supondría en dinero y empleo la pérdida del mercado ruso, y tachó de "limosna para un pedigüeño" los 1.000 millones de euros que Bruselas le ofreció como compensación.

Bruselas mantiene que el plantón ucraniano se debió a las presiones de Rusia, que advirtió de que en caso de se firmara el acuerdo tomaría medidas proteccionistas para impedir el acceso de los productos a su mercado.