El fiscal pide hasta 10 años de cárcel para los acusados de atacar a Filin

En el juicio que se sigue en un tribunal de Moscú por la agresión ocurrida en enero pasado, el fiscal solicitó 10 años de prisión para el presunto autor material del ataque, un desempleado llamado Yuri Zarutski, y 9 años de reclusión para el autor intelectual, el bailarín solista Pável Dmitrichenko.

La Fiscalía pidió hoy penas de cárcel de entre 6 y 10 años para los tres acusados del ataque con ácido que dejó casi ciego al director artístico del mítico ballet del Bolshói, Serguéi Filin.

En el juicio que se sigue en un tribunal de Moscú por la agresión ocurrida en enero pasado, el fiscal solicitó 10 años de prisión para el presunto autor material del ataque, un desempleado llamado Yuri Zarutski, y 9 años de reclusión para el autor intelectual, el bailarín solista Pável Dmitrichenko.

Este habría encargado al sicario actuar contra Filin al parecer porque el director trataba mal a su esposa, la también bailarina Angelina Vorontsova.

Para el tercer acusado, Andrei Lipátov, quien supuestamente condujo en coche al atacante hasta el lugar del crimen, el fiscal pidió seis años de cárcel.

Durante el juicio, Filin fue objeto de duras críticas por parte de dos bailarines citados como testigos, quienes aseguraron que el director le hacía la vida imposible al bailarín acusado.

En el proceso, Dmitrichenko dijo que asumía la responsabilidad moral por el ataque, pero negó haber pagado a nadie para que castigara a Filin.

Por su parte, el director artístico tuvo que regresar hace unos días a Alemania para proseguir su rehabilitación debido al empeoramiento de la visión en uno de sus ojos.

"Se le ha reproducido el proceso purulento en los ojos. El ojo derecho prácticamente no muestra ningún progreso. Es posible que le afectara a los nervios el tener que prestar declaración en el juicio", dijo su abogada.

Filin, quien regresó en septiembre a Moscú, aunque no ha podido reasumir sus funciones, ha tenido que someterse a 23 operaciones quirúrgicas en Alemania para recuperar parcialmente la vista.

El director artístico del legendario ballet fue atacado con ácido en la cara en la noche del 17 enero pasado.