Los rusos se lo toman como una cuestión de honor

El CSKA Moscú, que ya ha perdido toda opción de clasificación para la segunda fase de la Liga de Campeones, intentará salvar el honor ante el campeón y líder del Grupo D, el todopoderoso Bayern Múnich.

El CSKA Moscú, que ya ha perdido toda opción de clasificación para la segunda fase de la Liga de Campeones, intentará salvar el honor ante el campeón y líder del Grupo D, el todopoderoso Bayern Múnich.

El partido llega en buen momento para el equipo ruso, que parece haber superado el bache que le condenó al cuarto puesto de la liga y le dejó prácticamente desahuciado en la máxima competición continental.

El CSKA derrotó el fin de semana al Spartak en el derbi moscovita y ya está de nuevo a sólo tres puntos del líder, el Zenit San Petersburgo.

El técnico ruso, Leonid Slutski, cuya destitución era un secreto a voces hasta hace poco, parece haber recuperado tanto la confianza como a varios de sus futbolistas lesionados, como es el caso del lateral derecho argentino, Mario Fernández.

El delantero marfileño Seku Doumbia y el ruso Alán Dzagóev, que lleva varios meses fuera de los terrenos de juego, serán duda hasta el último momento.

El japonés Honda, jugador clave para el CSKA, jugará uno de sus últimos partidos para el club del Ejército ruso, ya que tiene pie y medio en el Milán.

El que es baja segura es el central internacional Vasili Berezutsky, que será sustituido mañana por su hermano gemelo, Alexéi.

El partido se disputará con una de las gradas del estadio del Khimki vacía como castigo de la UEFA por los gritos racistas proferidos contra el futbolista marfileño del Manchester City, Yaya Touré, en el anterior partido de Liga de Campeones.

El Bayern llega a Moscú con la clasificación a octavos ya asegurada tras haber ganado sus partidos de la cuatro primeras jornadas y en momentos en que el equipo de Pep Guardiola se está aproximando a lo que puede ser su mejor versión.

La victoria a domicilio ante el Borussia Dortmund (0-3), y ante todo el segundo tiempo de ese partido, fue un paso más en el camino en busca de la excelencia y una muestra de impresionante flexibilidad táctica.

En la Liga de Campeones, lo que ahora está en juego es asegurarse el primer puesto del grupo y, además, lograr un nuevo récord en lo que a victorias seguidas se refiere en la máxima competición de clubes europea.

De momento, el Bayern comparte el récord, con nueve victorias seguidas, con el Barcelona que también ganó nueve veces consecutivas entre el 18 de septiembre de 2002 y el 18 de enero de 2003.

El Bayern viajó a la capital rusa sin el delantero croata Mario Mandzukic, que tiene un problema en los gemelos y sin el francés Franck Ribery, que ya fue baja en el partido contra el Dortmund por una lesión en la costilla. A ello se agregan las bajas ya de larga duración de Bastian Schweinsteiger, Xerdhan Shaqiri, Claudio Pizarro y Holger Badstuber.

La ausencia de Mandukic aumenta las posibilidades de que Mario Götze juegue en Moscú como falso nueve, mientras que la baja de Ribery será resuelta desplazando a Arjen Robben a la banda izquierda y poniendo a Thomas Müller en la banda derecha.

Tras su reaparición contra el Dortmund, es muy probable que Thiago Alcántara esté en el equipo titular.

Alineaciones probables:

CSKA Moscú: Akinféev; Mario Fernández, Ignashévich, A. Berezutsky, Schénnikov; Honda, Elm, Wernbloom o Dzagóev, Tosic; Milánov y Doumbia o Musa.

Bayern: Neuer; Rafinha, Van Buyten, Dante, Alaba; Lahm; Javi Martínez, Thiago; Müller, Götze y Robben.

Árbitro: Antony Gautier (FRA).

Estadio: Arena Khimki.

Hora: 18.00 (17.00 GMT).