Director del Bolshói atacado con ácido vuelve a Alemania por peor visión

El director del ballet del teatro Bolshói, Serguéi Filin, atacado en el rostro con ácido en enero pasado, ha tenido que regresar a Alemania para proseguir su rehabilitación debido al empeoramiento de la visión en uno de sus ojos.

El director del ballet del teatro Bolshói, Serguéi Filin, atacado en el rostro con ácido en enero pasado, ha tenido que regresar a Alemania para proseguir su rehabilitación debido al empeoramiento de la visión en uno de sus ojos.

"Serguéi se encuentra ahora en tratamiento en Alemania. Se le ha reproducido el proceso purulento en los ojos. El ojo derecho prácticamente no muestra ningún progreso", afirmó Tatiana Stukalova, abogada de Filin, citada por agencias locales.

Según la abogada, el director artístico vinculó directamente la recaída con la "inestabilidad" que le causó el tener que comparecer en el juicio contra sus asaltantes, entre los que figura el bailarín Pável Dmitrichenko.

"Es posible que le afectara a los nervios el tener que prestar declaración en el juicio", dijo.

Filin regresó recientemente a Moscú, aunque no pudo reasumir sus funciones y no descartó tener que regresar a Alemania para proseguir su rehabilitación.

Desde que fuera atacado a principios de año, Filin ha tenido que someterse a 23 operaciones quirúrgicas en Alemania para recuperar parcialmente la vista, además de otras intervenciones de cirugía estética.

"Veo lo suficiente para sentirme seguro de mí mismo", dijo a su regreso en septiembre del prestigioso hospital universitario de la ciudad alemana de Aquisgrán.

Filin, que lleva en todo momento gafas de sol, habría recuperado un 80 por ciento de la visión en su ojo izquierdo, mientras en el derecho la mejoría es apenas perceptible.

El director artístico del legendario ballet quedó prácticamente ciego a raíz del brutal ataque ocurrido en la noche del 17 enero, cuando un sicario, presuntamente contratado por Dmitrichenko, le arrojó ácido a la cara.

Según la acusación, el bailarín habría encargado el ataque contra Filin al considerar que el director de la compañía relegaba a un segundo plano a su esposa, la también bailarina del Bolshói Angelina Vorontsova.

Precisamente, hoy se personó en el tribunal Nikolái Tsiskaridze, durante muchos años bailarín estrella y coreógrafo del teatro, que abandonó el Bolshói después de que no le renovaran el contrato el pasado 30 de junio y que había criticado abiertamente a Filin.