Concluye la operación de rescate en el centro comercial derrumbado en Riga

Los servicios de emergencia letones concluyeron hoy la operación de rescate en el edificio comercial "Máxima", en el centro de Riga, cuyo derrumbe parcial el pasado jueves causó 54 muertos.

Los servicios de emergencia letones concluyeron hoy la operación de rescate en el edificio comercial "Máxima", en el centro de Riga, cuyo derrumbe parcial el pasado jueves causó 54 muertos.

El primer ministro letón, Vladis Dombrovskis, anunció que la tragedia, una de las peores en la historia contemporánea del pequeño país báltico, será investigada a fondo y los responsables, incluidos los políticos, no quedarán impunes.

"En este caso no puede no haber culpables", aseveró Dombrovskis en declaraciones a la televisión pública letona, que exigió a las autoridades que acudan a expertos internacionales para que la sociedad no tenga ninguna duda de la objetividad de la investigación.

Las autoridades han apuntado a las obras de ajardinamiento en la azotea del centro comercial como una de las causas más probables de los dos derrumbes casi consecutivos que sufrió el edificio, inaugurado hace menos de dos años.

Tampoco se descarta la mala calidad de la obra inicial del edificio como motivo de la tragedia.

La policía ha interrogado ya a más de cien personas, entre ellos obreros y arquitectos responsables de la obra que llevaba a cabo la misma empresa que había construido el centro comercial.

Los servicios de emergencias han trabajado sin descanso durante más de 72 horas para rescatar a posibles supervivientes en unas condiciones de gran riesgo para sus propias vidas.

De hecho, tres miembros del equipo de rescate murieron mientras trataban de quitar los escombros pocas horas después del primer derrumbe, cuando el techo del centro comercial volvía a desplomarse.