Ya son 38 los muertos por el derrumbe de un centro comercial en Riga

El número de víctimas mortales por el derrumbe del techo de un centro comercial en la capital de Letonia, Riga, asciende ya a 38, según datos del portal electrónico Rus.delfi.lv.

El número de víctimas mortales por el derrumbe del techo de un centro comercial en la capital de Letonia, Riga, asciende ya a 38, según datos del portal electrónico Rus.delfi.lv.

Las autoridades letonas creen que aún queda gente bajo los escombros del centro comercial "Máxima", situado en el barrio residencial Solitude, cuyo techo se derrumbó la noche del jueves, por lo que se teme que aumente el número de víctimas.

Entre los fallecidos hay al menos tres miembros de los equipos de rescate, según confirmó a medios letones la portavoz de Interior, Daiga Holma.

Una treintena de personas ingresaron en hospitales con heridas de diversa gravedad, incluidos severos traumatismos craneoencefálicos y de la columna vertebral.

Un periodista aseguró durante una conexión en directo con una emisora de radio local que había escuchado gritos bajo los escombros.

"La superficie de los trabajos de rescate es extremadamente amplia, y las labores de desescombro se llevan a cabo muy despacio y con mucho cuidado, porque las estructuras derrumbadas recuerdan un castillo de naipes. Levantar un bloque de hormigón puede provocar la caída de otros", explicó a la televisión letona la portavoz de los servicios de rescate, Inga Vetere.

El edificio, construido hace menos de dos años, sufrió al menos dos derrumbes en la noche de ayer y fue en el segundo cuando fallecieron los miembros del equipo de rescate que ya estaban en el lugar de la tragedia.

El jefe adjunto del Servicio Estatal de Bomberos y Rescate, Normudn Plegermanis, apuntó esta madrugada que la estructura sufre nuevos derrumbes cada cierto tiempo.

Las autoridades municipales de Riga han apuntado a las obras de ajardinamiento en la azotea del centro comercial como una de las causas más probables del derrumbe, una posibilidad que ya investiga la policía y que ha sido tajantemente rechazada por la empresa constructora.