Ucrania tensa la cuerda con la UE al aplazar el debate sobre caso Timoshenko

Ucrania tensó hoy la cuerda en sus relaciones con la Unión Europea al aplazar por segunda vez el debate del caso de la encarcelada ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko, mientras crece la impaciencia de Bruselas con Kie

Ucrania tensó hoy la cuerda en sus relaciones con la Unión Europea al aplazar por segunda vez el debate del caso de la encarcelada ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko, mientras crece la impaciencia de Bruselas con Kiev.

"Los electores deben saberlo: la oposición no quiere votar las cuestiones relacionadas con el tratamiento médico de Timoshenko", aseguró Vladímir Ribak, presidente de la Rada Suprema (Legislativo).

Seguidamente, Ribak anunció que todas las fracciones parlamentarias acordaron posponer hasta el próximo 21 de noviembre el estudio, entre otros, del proyecto ley que permitiría a Timoshenko someterse a tratamiento médico en Alemania.

Sólo 195 diputados de los 402 presentes en la sesión parlamentaria votaron a favor de debatir el caso Timoshenko, que cumple siete años de prisión por abuso de poder y está hospitalizada desde mayo de 2012 debido a una hernia discal.

La Rada ucraniana ya aplazó la pasada semana el debate de las leyes, de cuya aprobación depende la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea durante la cumbre entre la UE y la Asociación Oriental en Vilna a finales de noviembre.

No obstante, no es seguro de que el panorama cambie drásticamente de aquí al jueves, ya que el oficialista Partido de las Regiones (PR) y el opositor Batkivschina, encabezado desde la cárcel por Timoshenko, siguen siendo incapaces de consensuar un proyecto de ley común.

De hecho, Ribak aseguró que el jueves los diputados debatirán cuatro proyectos diferentes sobre el tratamiento médico en el extranjero de los ciudadanos condenados.

En respuesta a las críticas, Arseni Yatseniuk, líder del grupo parlamentario de Batkivschina, aseguró que la oposición está dispuesta a apoyar un proyecto similar al propuesto por el PR.

"El proyecto redactado por los miembros de la oposición en el grupo de trabajo de la Rada se corresponde plenamente con la concepción presentada por el PR. Estamos dispuestos a votar por un proyecto de ley que contemple esa idea", dijo.

No obstante, por el momento las posturas han permanecido inamovibles, ya que el PR está dispuesto a respaldar sólo un proyecto que permita el tratamiento en el extranjero de los condenados con la condición de que, una vez que éste concluya, regresen al país para proseguir el cumplimiento de su pena.

Mientras, Batkivschina respalda una variante que contempla la liberación de los condenados al término de su tratamiento, que no superaría el año de duración.

Mientras, el presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, se ha declarado dispuesto a promulgar una ley que permita que Timoshenko pueda recibir tratamiento médico en el extranjero sólo en caso de que ésta sea aprobada por el Parlamento.

El nuevo fiasco de la Rada coincidió con la llegada a Kiev del comisario de Ampliación de la UE, Stefan Fülle, quien adelantó su visita dos días para mantener consultas con las autoridades ucranianas.

Nada más aplazar el debate, Ribak se reunió con el alto funcionario europeo, quien se entrevistó seguidamente con Yanukóvich, al que aseguró que Ucrania no tiene otra alternativa que firmar el acuerdo con los Veintiocho.

Mientras, Maya Kocijancic, la portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, llamó hoy a Kiev a "aprovechar la oportunidad histórica" de firmar el acuerdo con los Veintiocho.

"La UE está decidida a firmar el Acuerdo de Asociación con Ucrania en la cumbre de Vilna si los criterios se cumplen. Este es nuestro objetivo y cualquier especulación sobre una futura fecha es infundada", aseguró a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

En cambio, la canciller alemana, Angela Merkel, exigió ayer a Ucrania algo "más que palabras" y "pasos creíbles" en relación con Timoshenko, tras advertir de que "el tiempo corre y se agota".

La canciller insistió en que Ucrania aún no cumple las condiciones para la firma del acuerdo con el bloque, pero consideró que el pacto podría cerrarse si Kiev avanza en la reforma de la Justicia y en el caso Timoshenko, del que dijo que tiene "un valor simbólico".

Además, negó que un acercamiento a la UE por parte de Ucrania deba interpretarse como un movimiento en contra de Moscú, que ha invitado a Kiev a integrarse a la postsoviética Unión Aduanera, que incluye ya a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán.

Al respecto, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, acusó hoy a Bruselas de poner entre la espada y la pared a los seis países que integran la Asociación Oriental (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Moldavia y Ucrania) para alejarlos de la órbita de Moscú.

"Bruselas hace declaraciones del tipo: o volver atrás a un oscuro pasado o avanzar hacia un brillante futuro", manifestó.

Eurodiputados y políticos ucranianos coinciden al apuntar que Ucrania necesita garantías financieras de Occidente ante las pérdidas que supondrá su ruptura comercial con Rusia y la necesidad de reformar su obsoleta industria.