Rusia concede libertad bajo fianza a varios tripulantes del "Arctic Sunrise"

La Justicia rusa comenzó hoy a conceder la libertad bajo fianza a varios de los activistas extranjeros de Greenpeace encarcelados por una protesta en el Ártico, después de haber adoptado ayer la misma decisión con tres de los ecologistas rusos.

La Justicia rusa comenzó hoy a conceder la libertad bajo fianza a varios de los activistas extranjeros de Greenpeace encarcelados por una protesta en el Ártico, después de haber adoptado ayer la misma decisión con tres de los ecologistas rusos.

Casi dos meses después de ser detenidos por organizar una acción de protesta con su rompehielos "Arctic Sunrise", los tribunales de San Petersburgo que llevan los casos de estos activistas aceptaron las peticiones de la defensa de liberar bajo fianza a los acusados, en espera de su juicio por gamberrismo.

El tribunal Primorski de San Petersburgo que lleva el caso del "Arctic Sunrise", apresado el 19 de septiembre en el mar de Bárents, impuso a los argentinos Camila Speziale y Miguel Hernán Pérez Orsi, sendas fianzas de 2 millones de rublos (46.000 euros).

Poco antes, se impuso la misma medida a la brasileña Ana Paula Maciel, el neozelandés David Haussman, electricista del rompehielos de la organización ecologista, y el polaco Tomasz Dziemianczuk, y más tarde al francés Francesco Pisano y la finlandesa Sini Saarela.

Ayer, el mismo tribunal aceptó excarcelar bajo fianza a los rusos Denís Siniakov, fotógrafo, Ekaterina Zaspa, la doctora del rompehielos, y Andrei Allajvérdov, portavoz de prensa de Greenpeace Rusia.

Hasta el momento, de los treinta activistas, sólo uno ha visto prolongada su prisión preventiva por tres meses más, el australiano Colin Russell, decisión que Greenpeace recurrirá, según aseguró a Efe su portavoz en Rusia, Yulia Prónina.

El tribunal continuará hoy estudiando los casos del resto de los activistas, y tiene hasta el próximo día 24 para otorgar la libertad bajo fianza o prolongar la custodia de los detenidos, ya que es entonces cuando expira el arresto preventivo ordenado en septiembre por el tribunal del puerto de Múrmansk.

En esa ciudad ártica estuvieron encarcelados los ecologistas hasta el 12 de noviembre, cuando fueron trasladados a San Petersburgo.

Las resoluciones de hoy favorables a la libertad de los detenidos en espera de su juicio fueron bastante inesperadas para sus allegados.

"Ha sido como un trueno en medio de un cielo azul, muy inesperado", dijo a la página digital "Gazeta.ru" Veronika Dmitreva, esposa del periodista ruso Andrei Allajverdlov.

De acuerdo con las decisiones judiciales, los activistas que han obtenido la libertad bajo fianza podrán ser excarcelados en el curso de dos semanas, el plazo otorgado por el tribunal para el pago de la suma.

Según Dmitreva, "los abogados ni siquiera tienen todavía los datos de la cuenta donde se debe depositar el dinero".

El Comité de Instrucción (CI) de Rusia rebajó a finales de octubre los cargos contra los tripulantes del buque de piratería, que es castigado con hasta 15 años de cárcel, a gamberrismo, con un máximo de siete años.

Los tripulantes del "Arctic Sunrise" proceden de Rusia, EEUU, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia.

El buque fue abordado por la Guardia Fronteriza rusa el 19 de septiembre, después de que dos de los ecologistas trataran de escalar una plataforma del gigante petrolero ruso Gazprom.

Durante varios días, el buque fue remolcado hasta el puerto ártico de Múrmansk, donde los ecologistas han estado presos hasta su traslado a la segunda ciudad rusa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.