Libertad bajo fianza para un activista argentino de Greenpeace

La Justicia rusa concedió hoy la libertad bajo fianza al activista argentino de Greenpeace Miguel Hernán Pérez Orsi, uno de los treinta tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" detenidos por protestar en el Ártico.

La Justicia rusa concedió hoy la libertad bajo fianza al activista argentino de Greenpeace Miguel Hernán Pérez Orsi, uno de los treinta tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" detenidos por protestar en el Ártico.

El tribunal Primorski de San Petersburgo que lleva el caso del "Arctic Sunrise", apresado el 19 de septiembre en el mar de Bárents, impuso al argentino una fianza de 2 millones de rublos (46.000 euros).

Pérez Orsi es el cuarto activista extranjero que obtiene la libertad bajo fianza después de que el buque en el que viajaban fuera apresado por guardacostas rusos cuando los activistas de Greenpeace intentaron colgarse de la plataforma flotante del consorcio ruso Gazprom.

Poco antes, fue liberada también la brasileña Ana Paula Maciel, el neozelandés David Haussman, el electricista del rompehielos de la organización ecologista, y el polaco Tomasz Dziemianczuk.

Ayer, el mismo tribunal aceptó excarcelar con sendas fianzas de 2 millones de rublos a los rusos Denís Siniakov, fotógrafo, Ekaterina Zaspa, la doctora del rompehielos, y Andrei Allajvérdov, portavoz de prensa de Greenpeace Rusia.

Antes, el Tribunal había prolongado hasta febrero la custodia del australiano Colin Russell, decisión que Greenpeace recurrirá, según aseguró hoy a Efe su portavoz en Rusia, Yulia Prónina.

Prónina también explicó que Greenpeace desconoce si los activistas liberados podrán abandonar el país o tendrán que permanecer en territorio ruso hasta el término del proceso judicial.

El tribunal continuará hoy estudiando los casos del resto de los activistas, y tiene hasta el 24 de noviembre para otorgar la libertad bajo fianza o prolongar la custodia de los detenidos, ya que es entonces cuando expira el arresto preventivo ordenado en septiembre por el tribunal del puerto de Múrmansk.

En esa ciudad ártica estuvieron encarcelados los ecologistas hasta el 12 de noviembre, cuando fueron trasladados a San Petersburgo.

El pasado viernes el Comité de Instrucción (CI) de Rusia adelantó su intención de prolongar la medida cautelar contra los tripulantes del buque, que ahora son acusados de gamberrismo, cuando antes lo fueron de piratería.

Los tripulantes del "Arctic Sunrise" proceden de Rusia, EEUU, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.