Saakashvili anuncia que abandona provisionalmente la política georgiana

El presidente saliente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, anunció hoy que abandona provisionalmente la política y que no tiene intención de obstruir la labor del Gobierno de su país.

El presidente saliente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, anunció hoy que abandona provisionalmente la política y que no tiene intención de obstruir la labor del Gobierno de su país.

"No tengo intención de poner obstáculos a la labor de las nuevas autoridades (...) En la actual etapa me abstendré de participar en la vida política diaria de Georgia", señaló Saakashvili en su página de Facebook.

Al mismo tiempo, Saakashvili, que será sustituido el domingo por Gueorgui Margvelashvili, ganador de las recientes elecciones presidenciales, se manifestó dispuesto a estar junto a su pueblo "cuando lo crea necesario".

Saakashvili, que llegó al poder durante la Revolución de las Rosas de 2003, deseó a las nuevas autoridades "éxitos a la hora de superar la crisis económica y la presión rusa, y al continuar la integración europea".

Con todo, no ahorró críticas contra las autoridades por decisiones como el retorno del Parlamento de la ciudad de Kutaísi a la capital, Tiflis, y el cese de la construcción de defensas militares en torno a la capital.

"Estos son pasos muy tristes que perjudicarán a Georgia, al igual que la negativa del nuevo presidente a utilizar el término 'ocupación' (por el apoyo ruso a la independencia de las regiones separatistas Abjasia y Osetia del Sur) o a condenar la agresión rusa contra nuestro país", apuntó.

Además, anunció que, aunque deseaba estar presente en la investidura del nuevo presidente, no acudirá al acto del domingo debido a la persecución de los representantes del antiguo Gobierno.

El jefe de la administración presidencial saliente, Andro Barnov, explicó hoy que Saakashvili asistiría a la ceremonia con la condición de que el Gobierno anunciara públicamente el fin de la persecución de los miembros del ahora opositor Movimiento Nacional Unido.

"Esto no es un capricho, sino la condición para que Georgia no retroceda al pasado", dijo.

Recientemente, Saakashvili denunció en Bruselas la persecución política a la que el actual Gobierno ha sometido a los antiguos miembros del Ejecutivo y no descartó que él mismo sea procesado.

Según algunos analistas, Saakashvili podría ser procesado por obstruir la investigación de la muerte en 2005 del primer ministro, Zurab Zhvania; ordenar la invasión de Osetia del Sur y la disolución violenta de un mitin opositor en Tiflis en mayo de 2011, durante la que murieron tres manifestantes y un policía.

Debido a la reciente reforma constitucional, el primer ministro ostenta ahora casi todo el poder ejecutivo en Georgia, inclusive en la política exterior, mientras el presidente se limita a ejercer funciones representativas.

El estreno de Margvelashvili como presidente será en la cumbre entre la Unión Europea y los países ex soviéticos de la Asociación Oriental que se celebrará a finales de noviembre en la capital lituana, Vilna.

Por motivos de salud, a la investidura tampoco acudirá el expresidente georgiano Eduard Shevardnadze, según informó a Efe su portavoz.