Egipto busca una relación fuerte y estable con Rusia que no excluya a EEUU

Los jefes de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, y egipcia, Nabil Fahmi, aseguraron hoy que su objetivo es reforzar sus relaciones bilaterales y que estas sean estables sin sustituir a otros aliados, en alusión a Estados Unidos.

Los jefes de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, y egipcia, Nabil Fahmi, aseguraron hoy que su objetivo es reforzar sus relaciones bilaterales y que estas sean estables sin sustituir a otros aliados, en alusión a Estados Unidos.

En una rueda de prensa conjunta tras su reunión en El Cairo, Lavrov subrayó que Rusia quiere cooperar "en todos los ámbitos" con Egipto y destacó que el acercamiento entre ambos países no es temporal.

El responsable ruso indicó que, para su país, Egipto es "un socio" con el que le une "una antigua amistad desde hace décadas", pero que esta relación no va "dirigida contra nadie".

"A Rusia le beneficia que Egipto recupere su papel pionero en Oriente Medio y que permanezca estable", tanto a nivel económico como político, dijo Lavrov.

Del mismo modo, Fahmi destacó que Egipto desea lazos fuertes, permanentes y estables con Rusia, porque valora la posición rusa en Oriente Medio y a nivel internacional.

El ministro egipcio de Exteriores señaló, asimismo, que Rusia "no es una alternativa a nadie", al ser preguntado por un eventual giro en la política exterior egipcia.

Egipto ha sido el tradicional aliado de Estados Unidos en la región gracias a su firma de la paz con Israel, lo que le garantiza una ayuda estadounidense anual de unos 1.500 millones de dólares, principalmente militar.

Sin embargo, desde la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi en julio pasado y la posterior represión de las protestas, las relaciones entre ambos países se han enfriado y Washington ha congelado parte de su ayuda.

"Esta visita en estos momentos tiene significados importantes. Deseamos una cooperación fructífera con el amigo ruso", dijo Fahmi, que explicó que en las reuniones se abordó el impulso de los intercambios comerciales, las inversiones y la cooperación militar.

Junto a Lavrov ha viajado a El Cairo el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, que se reunió hoy con su homólogo egipcio y jefe del Ejército, Abdelfatah al Sisi.

Al Sisi señaló, según la agencia oficial Mena, que se inicia "una nueva etapa de trabajo mixto y cooperación constructiva en el plano militar", con el objetivo de favorecer la paz mundial y regional, aunque no reveló si se ha alcanzado un millonario acuerdo comercial en equipamiento militar, como apuntaban los medios egipcios.

En una muestra del acercamiento y la búsqueda de nuevos aliados militares, el buque de guerra ruso "Varyag" -de las unidades más importantes de su flota- llegó el pasado lunes al puerto mediterráneo de Alejandría, en el norte de Egipto.

Para reforzar la cooperación en todos los ámbitos, Lavrov explicó que han acordado que se reúnan el comité mixto y de expertos para, entre otros, modernizar proyectos construidos en Egipto por la extinta Unión Soviética.

Egipto y la Unión Soviética mantuvieron una estrecha relación durante el mandato de Gamal Abdel Naser (1953-1970), durante el que comenzó la construcción de la Gran Presa de Asuán, pero su sucesor, Anuar el Sadat, optó por liberalizar la economía y acercarse a Estados Unidos.

Lavrov señaló que los expertos de ambos países analizarán las propuestas sobre inversiones, cooperación en el sector de la energía o la construcción.

También destacó que el turismo ruso nunca ha abandonado Egipto pese a la crisis política y de seguridad de los últimos años, y que volverá a impulsarse con el regreso de "la estabilidad y el fin del estado de emergencia".

Sobre la situación del país árabe, Lavrov señaló que la enmienda de la Constitución y el referendo, primeros pasos de la actual etapa transitoria, permitirán "el progreso" de Egipto.

"Rusia parte del principio de no intervenir en los asuntos internos de los países y respeta la soberanía egipcia", dijo.

En el plano internacional, Lavrov y Fahmi se centraron en las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes y la guerra en Siria, sobre la que el ruso insistió en su rechazo a la intervención militar y respaldó una solución política.

El jefe de la diplomacia rusa aseguró que ambos países coinciden en la necesidad de que se celebre la conferencia de paz de Ginebra 2 "lo antes posible a través del diálogo directo entre todas las partes".

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.