Putin llega a Seúl con una agenda marcada por Corea del Norte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegó hoy a Seúl para una visita de un día en la que abordará con la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, el programa nuclear de Corea del Norte y un proyecto de acceso comercial a través de un puerto norcoreano, entre otros asuntos bilaterales.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegó hoy a Seúl para una visita de un día en la que abordará con la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, el programa nuclear de Corea del Norte y un proyecto de acceso comercial a través de un puerto norcoreano, entre otros asuntos bilaterales.

Se espera que en su segundo encuentro tras el de la cumbre del G20 en septiembre en San Petersburgo, Putin y Park debatan la amenaza que supone en la región el programa de armas atómicas de Corea del Norte, en un momento en que los miembros del diálogo a seis bandas para la desnuclearización del país comunista tratan de recuperar este estancado proceso de negociaciones.

Corea del Sur y Rusia forman parte, junto con Corea del Norte, EE.UU., China y Japón, del diálogo a seis bandas, que quedó paralizado desde 2008 y desde entonces Pyongyang ha compaginado los avances en su programa nuclear con su intención de retomar esta mesa de negociación.

Los dos jefes de Estado probablemente abordarán también el proyecto de Rusia de desarrollar un acceso comercial en el puerto de Rajin, en el noreste de Corea del Norte, después de que en septiembre se reabriera el ferrocarril entre esta ciudad y la localidad rusa de Khasan, al extremo oriental del país.

Un grupo de empresas de Corea del Sur, incluido el gigante de la siderurgia Posco, prevé firmar durante la visita de Putin un memorando de entendimiento para participar en este proyecto de renovación de la línea de ferrocarril y el puerto, según la agencia surcoreana Yonhap.

Con este proyecto Rusia espera poder utilizar el muelle de Rajin, que se libera del hielo en invierno, para exportar productos por mar, mientras que las empresas surcoreanas podrían llevar sus bienes comerciales a la terminal de Corea del Norte y desde allí a Europa por ferrocarril.

Los avances en la conexión del puerto de Rajin se vinculan al objetivo, todavía en fase embrionaria, de unir Corea del Sur con Europa por tren prolongando el ferrocarril transiberiano a lo largo de Corea del Norte.

Es posible, según Yonhap, que los líderes de Seúl y Moscú aborden también hoy esta ambiciosa iniciativa de futuro, aunque no se esperan avances destacados ya que la propuesta ha permanecido estancada por la continua tensión y los desencuentros en las relaciones con Corea del Norte en los últimos años.