Dos oficiales rusos mueren intoxicados en un accidente en un cosmódromo

Al menos dos militares rusos murieron hoy y otros tres resultaron heridos durante unas labores de limpieza de combustible para cohetes en el cosmódromo de Plesetsk, situado a unos 800 kilómetros al norte de Moscú.

Al menos dos militares rusos murieron hoy y otros tres resultaron heridos durante unas labores de limpieza de combustible para cohetes en el cosmódromo de Plesetsk, situado a unos 800 kilómetros al norte de Moscú.

"Dos oficiales del departamento técnico del cosmódromo de Plestsk murieron y otros tres soldados resultaron heridos tras inhalar vapores de nitrógeno", informó un portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia.

Los heridos han sido hospitalizados y su vida no corre peligro, añadió la fuente citada por las agencias locales.

Médico especialistas en toxicología han volado urgentemente desde la segunda ciudad rusa, San Petersburgo, para tratar a los afectados.

Según la fuente, "el suceso es consecuencia de la violación de las normas de seguridad por parte de los oficiales" del cosmódromo situado en la región de Arjánguelsk (norte).

El Ministerio de Defensa ha creado una comisión especial para investigar las causas del accidente.

Este incidente no afectará al calendario de lanzamientos de varios aparatos espaciales, como es el caso del cohete europeo de la clase Swarm, previsto para el 22 de noviembre, según fuentes del cosmódromo.

El Gobierno ruso destituyó hace un mes a Vladímir Popovkin, director de la agencia espacial Roscosmos, tras poco más de dos años en el cargo.

La industria espacial rusa, sector lastrado por la fuga de cerebros y la obsolescencia de los equipos, ha sufrido en los últimos años numerosos fallos y accidentes coincidiendo con la retirada de los transbordadores estadounidenses.

En estos momentos, las naves rusas son prácticamente el único eslabón para el transporte de cosmonautas y carga vital entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.