Tribunal del Mar aborda el caso Greenpeace ante el silencio desafiante ruso

El Tribunal Internacional del Derecho del Mar (ITLOS) escuchó hoy las alegaciones de Holanda contra la detención de 30 activistas de Greenpeace, ante la ausencia desafiante de Rusia y en medio de la incertidumbre sobre la situación de los detenidos.

El Tribunal Internacional del Derecho del Mar (ITLOS) escuchó hoy las alegaciones de Holanda contra la detención de 30 activistas de Greenpeace, ante la ausencia desafiante de Rusia y en medio de la incertidumbre sobre la situación de los detenidos.

La vista oral, de dos horas y media de duración, estuvo marcada por la presencia de una amplia delegación del Gobierno holandés, que calificó el caso de "abordaje en alta mar", frente a los asientos vacíos que debía ocupar la parte demandada, la Federación Rusa.

La jurista del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés Liesbeth Lijnzaad inició su intervención exigiendo la libertad de los activistas que viajaban en el rompehielos "Arctic Sunrise", de bandera holandesa, que según su alegato quedaron "privados de libertad de forma ilícita" cuando se encontraban en alta mar.

Lijnzaad pidió a la Corte que se autorice a los detenidos abandonar la Federación Rusa y el regreso a Holanda del barco.

La representante holandesa calificó de intolerable la ausencia de Rusia ante esa instancia internacional y recordó que en los 21 casos tratados hasta ahora por esa Corte nunca se dio esa situación.

Los activistas de Greenpeace, entre ellos dos argentinos, permanecen detenidos desde el 19 de septiembre, día en que su rompehielos fue apresado por guardacostas rusos cuando protestaban contra una explotación del consorcio gasístico Gazprom en el ártico.

Rusia ha justificado su intervención como una "respuesta a una amenaza terrorista" que "ponía en peligro intereses rusos", según citó la parte holandesa, mientras que Greenpeace considera su acción una protesta "legítima" ante el peligro de una catástrofe medioambiental.

El representante de Greenpeace Kumi Naidoo relató durante las pausas de la vista las condiciones "atroces" que sufren los activistas detenidos, sometidos a las gélidas temperaturas árticas y a las arbitrariedades del sistema penitenciario ruso.

"Nuestras expectativas están depositadas en la respuesta de la Corte a la actitud provocadora de Rusia, que pese a tener un juez en este Tribunal no lo reconoce competente en este caso", indicó a Efe Cathrin Zengevling, jurista y miembro de la organización ecologista.

La jurista de Greenpeace aludía a Vladímir Golitzyn, juez de esa Corte, quien dirigió algunas preguntas a Daniel Simons, coautor del informe de Greenpeace, en su declaración como testigo.

"¿Estaban debidamente informados los participantes de los riesgos que corrían?", preguntó el letrado a Simons, quien respondió con un "Sí, siempre nos informamos, nunca actuamos a la ligera".

El Tribunal Internacional, fundado en 1994 como órgano de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Mar, está integrado por 21 jueces de los cinco continentes, que se reúnen en Hamburgo puntualmente para abordar este tipo de demandas.

Pese a que Rusia no reconoce la competencia del tribunal en este caso, algunos expertos consideran que la decisión del ITLOS será vinculante para la justicia de ese país.

"Estamos asombrados de la capacidad del Kremlim para saltarse jurisdicciones internacionales de la que es suscriptora", comentaba en un aparte Marieluise Beck, diputada alemana de los Verdes.

Holanda recurrió al ITLOS, que debe pronunciarse el próximo 22 de noviembre, tras fracasar varios intentos por lograr una "solución amistosa" con Rusia para la liberación de los 28 activistas, el cámara y el fotógrafo que viajaban en el barco.

Todos ellos ingresaron primero en régimen de prisión preventiva en Múrmansk (noroeste de Rusia) acusados de piratería, cargos que una semana atrás quedaron rebajados a gamberrismo.

Los tripulantes proceden de Rusia, EEUU, Argentina, el Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia. Prácticamente todos estos países estaban presentes en la vista, a nivel al menos consular.

"Argentina sigue el caso con gran atención. Hay dos argentinos detenidos. El Tribunal tiene ahora la palabra", declaró a Efe Manuel Ángel Fernández Salorio, cónsul general de ese país en Hamburgo, en relación a la situación de los activistas de esa nacionalidad, Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi.

El cónsul argentino asistió recientemente a otra causa ante esa Corte, en ese caso de resolución feliz para su país, ya que desembocó en la liberación de la Fragata "Libertad" tras dos meses y medio retenida en un puerto de Ghana con la tripulación a bordo, por una demanda de un fondo especulativo.