Comienza la construcción del tramo búlgaro del gasoducto South Stream

El presidente del consorcio energético ruso Gazprom, Alexéi Miller, anunció hoy en Sofía el inicio de las obras de construcción del tramo búlgaro del gasoducto South Stream, que bombeará gas natural a través del mar Negro a Bulgaria y otros países de Europa.

"El gasoducto 'South Stream' es el elemento más importante de la seguridad energética de toda Europa. Los suministros de gas van directamente a Bulgaria, es decir, directamente a la Unión Europea", indicó Miller junto al primer ministro búlgaro, Plamen Oresharski.

Las obras se iniciaron en la localidad de Rasovo, a 120 kilómetros al norte de Sofía. El tramo búlgaro del gasoducto tiene 540 kilómetros de largo y costará 1.700 millones de euros.

El presidente de Gazprom espera que en 2015 pueda llegar a través de la infraestructura el primer suministro de gas a Bulgaria.

El país balcánico no invertirá nada en el gasoducto y reembolsará su parte del proyecto a Gazprom con las tarifas de tránsito que debe recibir a lo largo de 15 años.

El South Stream empezó a construirse en pasado diciembre; el coste oficial es de unos 16.000 millones de euros y entrará en servicio dentro de tres años, para alcanzar su máxima capacidad en 2018.

La construcción correrá a cargo de empresas mixtas creadas por Gazprom con sus socios en Bulgaria, Serbia, Hungría, Grecia, Croacia, Eslovenia y Austria para el tendido y la explotación de los correspondientes tramos nacionales.

Gazprom, iniciador junto a la italiana Eni del proyecto en 2008, controla el 50 % del consorcio operador, mientras que los otros tres accionistas se reparten el resto de participaciones (Eni, 20 %; EDF, 15 %, y BASF, 15 %).

Este proyecto es competidor del europeo Nabucco, que pretende reducir la dependencia europea del gas ruso con un gasoducto de 4.000 kilómetros desde el mar Caspio hasta Austria, pasando por Turquía, Bulgaria, Rumanía y Hungría.