Cadena perpetua para un ucraniano que asesinó a un musulmán en el Reino Unido

Un estudiante ucraniano que asesinó a un jubilado musulmán al poco de llegar al Reino Unido y colocó bombas en mezquitas fue condenado hoy a cadena perpetua por el tribunal penal londinense de Old Bailey.

Un estudiante ucraniano que asesinó a un jubilado musulmán al poco de llegar al Reino Unido y colocó bombas en mezquitas fue condenado hoy a cadena perpetua por el tribunal penal londinense de Old Bailey.

El tribunal dispuso que Pavlo Lapshyn, de 25 años y estudiante de doctorado, deberá cumplir al menos 40 años de cárcel antes de ser considerado para redenciones penitenciarias.

El joven, en cuya casa se hallaron cientos de fotos y vídeos sobre cómo hacer explosivos, confesó a la Policía al ser detenido que había matado a Mohammed Saleem, de 82 años, porque "odiaba a los no blancos".

Saleem, padre de siete hijos, fue apuñalado tres veces cerca de su hogar cuando regresaba de hacer sus oraciones el pasado 29 de abril en Small Heath, en Birmingham (centro de Inglaterra).

El acusado, que acababa de llegar a este país mediante un programa de intercambio entre empresas, declaró a las autoridades que su intención era alcanzarle en el corazón.

Cuando estaba en busca y captura por el asesinato, Lapshyn colocó además tres bombas de fabricación casera cerca de mezquitas en las poblaciones de Walsall, Wolverhampton y Tipton, en el condado central de West Midlands, que estallaron sin víctimas.

Según se explicó en el juicio, la masacre pudo evitarse porque confundió la hora de las plegarias de los viernes, el día sagrado musulmán.

Al dar a conocer su dictamen, el juez del Old Bailey señaló que la ideología "extremista" de Lapshyn "no tiene lugar" en la sociedad británica.

"Claramente, usted tiene una ideología de extrema derecha y supremacía blanca y sus delitos estuvieron motivados por su odio racial y religioso, con la esperanza de que incitaría al conflicto racial y ello provocaría que los musulmanes abandonaran el área en la que usted vivía", declaró el magistrado.

"Estas ideas, odio y motivaciones no tienen ningún lugar en nuestra sociedad multiconfesional y multicultural", agregó.

El fiscal señaló durante el juicio que ahora se revisará el programa de intercambio que tiene la empresa británica de software Delcam con la Academia Nacional de Metalurgia de Ucrania, del que se benefició el condenado.

Durante el registro de su habitación en Delcam, la Policía encontró una cámara con 455 fotos y 98 vídeos sobre armas y cómo fabricar explosivos, incluido uno en que él mismo probaba uno de fabricación casera en Ucrania.

También hallaron material racista y homófobo, como un vídeojuego llamado "Limpieza Étnica", y una foto suya con el cuchillo que utilizó para matar al jubilado musulmán.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.