Rusia rechaza arbitraje del Tribunal del Derecho del Mar pedido por Holanda

Rusia anunció hoy su rechazo al arbitraje del Tribunal Internacional del Derecho del Mar pedido por Holanda para liberar a la treintena de activistas de Greenpeace detenidos en el Ártico por las autoridades rusas cuando realizaban una protesta en un barco con bandera holandesa en aguas internacionales.

Rusia anunció hoy su rechazo al arbitraje del Tribunal Internacional del Derecho del Mar pedido por Holanda para liberar a la treintena de activistas de Greenpeace detenidos en el Ártico por las autoridades rusas cuando realizaban una protesta en un barco con bandera holandesa en aguas internacionales.

"La parte rusa comunicó a Holanda y al Tribunal Internacional del Derecho del Mar que no acepta el procedimiento de arbitraje sobre el caso del barco 'Arctic Sunrise' y no tiene intención de participar en su vista", indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores en una nota de prensa difundida por la agencias locales.

Según Moscú, en 1997, cuando ratificó la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar, Rusia dejó constancia de que no acepta los procedimientos de arbitraje con decisiones vinculantes en contenciosos sobre el ejercicios de derechos soberanos y jurisdiccionales.

Al mismo tiempo, la cancillería manifestó que "Rusia sigue abierta a una solución a la situación creada",

Holanda ha declarado que presentó el recurso de arbitraje ante el Tribunal Internacional de Derecho del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania) por considerar que la liberación de los detenidos en Rusia es un caso de "urgencia".

El pasado 18 de septiembre 28 activistas de Greenpeace, un cámara y un fotógrafo independientes fueron detenidos por los guardacostas rusos, que abordaran el barco de la organización ecologista "Arctic Sunrise".

Poco antes, dos de ellos habían conseguido subir a un plataforma petrolera del consorcio ruso Gazprom, donde tenían el propósito de denunciar el daño que supone para el Ártico la extracción de crudo.

Todos los detenidos fueron acusados de piratería, delito que, conforme a la legislación rusa, puede ser castigado con hasta 15 años de prisión.

La corte regional de Murmansk, puerto en el noroeste de Rusia, dejó en prisión preventiva a todos lo detenidos, medida cautelar que tendrá vigor hasta al menos el 24 de noviembre, mientras se realiza la investigación.

Hasta ahora todos los recursos presentado por los detenidos para quedar en libertad provisional hasta la celebración del juicio han sido rechazados.