Egipto, Siria y Ucrania eje de la reunión de ministros de Exteriores de la UE

La crisis egipcia, la guerra en Siria y las relaciones con las repúblicas exsoviéticas, principalmente Ucrania, centrarán mañana la reunión que los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) celebrarán en Luxemburgo.

La crisis egipcia, la guerra en Siria y las relaciones con las repúblicas exsoviéticas, principalmente Ucrania, centrarán mañana la reunión que los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) celebrarán en Luxemburgo.

En el caso de Egipto, los Veintiocho repasarán los últimos acontecimientos en el país y darán seguimiento a las medidas que tomaron de urgencia el pasado agosto, en pleno estallido de la violencia tras la caída del presidente Mohamed Mursi.

Entonces, los países de la UE acordaron detener la venta de equipos que pudiesen ser usados para la represión y revisar su cooperación en materia de Defensa con El Cairo.

Ahora, repasarán la cooperación económica con el país, que a priori se mantendrá para ayudar a la población civil, aunque algunas líneas podrían reorientarse para garantizar que se ajusta a esa prioridad, según fuentes diplomáticas.

Las multimillonarias ayudas ofrecidas por Europa a Egipto tras la Primavera Árabe apenas han llegado al país, dado que sus autoridades no han cumplido con los criterios establecidos.

El encuentro mensual de los ministros de Exteriores servirá también a la UE para analizar la situación en Siria y, sobre todo, las perspectivas de una conferencia de paz en noviembre próximo en Ginebra.

La UE mirará también al proceso para la eliminación del arsenal químico sirio pactado por la comunidad internacional, al que ha contribuido financiando material y al que podría aportar personal más adelante, en función de las necesidades que exprese la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El empeoramiento de la situación de seguridad en Libia también será analizado por los responsables de la diplomacia, que estudiarán también el estado de las conversaciones con Irán sobre su programa nuclear en base a las informaciones que les proporcione la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que lidera ese diálogo en nombre de la comunidad internacional.

Por otra parte, los ministros discutirán los preparativos de la próxima cumbre de la Asociación Oriental, la iniciativa con la que la UE ha buscado en los últimos años aumentar su influencia en las repúblicas exsoviéticas del este de Europa.

El área, donde los países se ven prácticamente abocados a elegir entre mantener una relación privilegiada con la UE o con Rusia, ha visto un aumento de tensión en los últimos meses precisamente por esa disyuntiva.

Ese es el caso de Ucrania, con quien la UE pretende firmar en la cumbre de Vilna un acuerdo de asociación y libre comercio al que se ha opuesto siempre Moscú.

La firma del acuerdo, sin embargo, está aún pendiente de la luz verde de los Veintiocho, que quieren ver progresos en la reforma de la Justicia en Ucrania y que sea puesta en libertad de la exprimera ministra Yulia Timoshenko.

La decisión, en todo caso, no se tomará mañana, según han adelantado fuentes comunitarias.

La reunión, en la que España estará representada por el secretario de Estado Gonzalo de Benito, servirá también para que los ministros reciban a la líder opositora birmana y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.