La policía holandesa investiga un asalto a un edificio ruso en La Haya

La policía holandesa está investigando un asalto registrado en un edificio propiedad de la Embajada de Rusia en La Haya, según informó hoy la televisión pública NOS.

La policía holandesa está investigando un asalto registrado en un edificio propiedad de la Embajada de Rusia en La Haya, según informó hoy la televisión pública NOS.

Dicha entrada en el inmueble, situado en las inmediaciones de la embajada y utilizado para acomodar a personal diplomático, se produce en pleno momento de tensión entre Rusia y Holanda por varios roces diplomáticos.

Por el momento se desconoce si se han sustraído objetos del edificio durante el asalto, que ha sido lamentado por el ministro neerlandés de Asuntos Exteriores, Frans Timmermans.

Timmermans explicó que la policía efectúa una investigación en colaboración con las autoridades rusas, según recoge la cadena de televisión.

La reciente escalada de tensión entre Holanda y Rusia arrancó con la detención de la tripulación del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise" en Rusia, cuando navegaba con bandera holandesa.

A continuación, el ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, fue arrestado en su vivienda por un presunto maltrato a sus dos hijos, un episodio que desencadenó una dura reacción por parte del Gobierno ruso y que finalmente llevó a Holanda a disculparse al considerar que la policía había violado la Convención de Viena sobre la inmunidad diplomática.

Pocos días después, Holanda pidió explicaciones a Rusia por la agresión a un diplomático neerlandés en su casa de Moscú, un episodio que el Kremlin ha lamentado y se ha comprometido a investigar.

Las tensiones se producen precisamente en el año en que los dos países celebran sus 400 años de relaciones diplomáticas, con una agenda que incluye un viaje a Moscú de los reyes de Holanda, que por ahora seguirá adelante pese a la complicada situación.

Moscú y La Haya, que mantienen importantes vínculos económicos, han chocado repetidamente en los últimos meses por las críticas neerlandesas a la situación de los derechos humanos en Rusia y, en especial, la de los homosexuales.