Holanda no sancionará a los agentes que detuvieron a un diplomático ruso

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, confirmó en una entrevista publicada hoy que los agentes de policía que detuvieron por error a un diplomático ruso en La Haya no serán sancionados pese a la presión de Moscú.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, confirmó en una entrevista publicada hoy que los agentes de policía que detuvieron por error a un diplomático ruso en La Haya no serán sancionados pese a la presión de Moscú.

"No está previsto. No va a pasar. Los hechos tal y como han sido presentados por la policía no dan razones para hacerlo", dijo Rutte al diario "De Telegraaf" sobre un posible castigo.

El primer ministro respondió así a los llamamientos del Gobierno ruso, que ha pedido que se sancione a los agentes y se compense al diplomático y su familia, en medio de importantes tiranteces con Holanda por varios incidentes.

Holanda ya pidió disculpas a Moscú la pasada semana a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores por el episodio, al considerar que el arresto del ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, había violado la Convención de Viena sobre la inmunidad diplomática.

La detención de Borodín se produjo en su propia vivienda por un presunto maltrato a sus dos hijos, y desencadenó una dura reacción por parte del Gobierno ruso.

Pocos días después, Holanda pidió explicaciones a Rusia por la agresión a un diplomático neerlandés en su casa de Moscú, un episodio que el Kremlin ha lamentado y se ha comprometido a investigar.

En la entrevista publicada hoy por "De Telegraaf", Rutte dijo no tener ninguna prueba de que las autoridades rusas puedan estar detrás del ataque y destacó la dura reacción de Moscú al incidente.

Además, indicó que el rey Guillermo-Alejandro, que tiene previsto visitar Moscú en noviembre con motivo de los 400 años de relaciones diplomáticas entre los dos países, podría reunirse con el presidente, Vladimir Putin.

Rutte, en todo caso, dejó claro que el rey no será usado como un "peón" en los roces diplomáticos.

Además de por los problemas sufridos por su personal diplomático, las relaciones entre los dos países también se han visto afectadas por la detención de la tripulación del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise" en Rusia, cuando navegaba con bandera holandesa.