El sospechoso del asesinato que causó disturbios en Moscú niega ser culpable

El azerbaiyano Orján Zeinálov Zajid-Oglí, presunto autor del asesinato de un joven ruso en el suroeste de Moscú que provocó el pasado domingo graves disturbios étnicos en la capital rusa, negó hoy haber cometido el crimen.

El azerbaiyano Orján Zeinálov Zajid-Oglí, presunto autor del asesinato de un joven ruso en el suroeste de Moscú que provocó el pasado domingo graves disturbios étnicos en la capital rusa, negó hoy haber cometido el crimen.

"No lo acepto. Yo no le maté", declaró el sospechoso durante la vista judicial, según informaron las agencias rusas, apenas un día después de que el Comité de Instrucción (CI) de Rusia informara de que el hombre había confesado su culpabilidad.

"En el curso del interrogatorio, Zeinálov declaró sobre las circunstancias del asesinato y admitió que fue él quien atacó con un cuchillo a Yegor Scherbakov (...)", dijo el miércoles el portavoz del CI, Vladímir Markin.

La declaración de inocencia se produce, además, después de que los medios rusos difundieran el pasado martes un vídeo en el que el presunto asesino aparece en tierra tras su detención a 100 kilómetros de Moscú, y después es trasladado en helicóptero hasta el Ministerio del Interior.

En esas imágenes, el hombre, esposado y acompañado por numerosos agentes de seguridad armados, es casi arrastrado, medio doblado, al despacho del ministro, teniente general Vladímir Kolokóltsev, quien le dedica una mirada de desprecio.

Las imágenes, reproducidas ampliamente en Internet, han suscitado una ola de comentarios y críticas sobre la "puesta en escena" montada por el Ministerio del Interior.

Además, algunos internautas ponen en duda que se trate del verdadero asesino, dado que el hombre fue identificado y detenido en solo un par de horas, después de que se hubieran desatado los peores disturbios en Moscú en años.

Por si fuera poco, mucha gente ha observado ciertas incongruencias en las imágenes difundidas.

Entre ellas, el hecho de que se vea a los agentes de seguridad golpeando al detenido, que no ofrece resistencia.

Después, se le ve salir escoltado desde el lugar de la detención en un helicóptero, pero llega al Ministerio del Interior en otro modelo.

El jefe de la policía del distrito Biryuliovo, donde tuvo lugar el asesinato, Guenadi Kaverin, fue destituido a raíz de los disturbios del domingo, en los que participaron entre mil y tres mil personas que exigían la búsqueda y castigo del asesino del joven.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.