Los reyes de Holanda visitarán Rusia pese a tensión diplomática con el país

Los reyes Guillermo-Alejandro y Máxima de Holanda visitarán Rusia en noviembre pese al aumento de la tensión diplomática entre ambos estados tras la detención de un diplomático ruso en los Países Bajos y el asalto en su domicilio al canciller neerlandés en Moscú, destaca hoy la prensa local.

Los reyes Guillermo-Alejandro y Máxima de Holanda visitarán Rusia en noviembre pese al aumento de la tensión diplomática entre ambos estados tras la detención de un diplomático ruso en los Países Bajos y el asalto en su domicilio al canciller neerlandés en Moscú, destaca hoy la prensa local.

"Creo que la visita aún puede celebrarse", confirmó el miércoles el ministro holandés de Asuntos Exteriores, Frans Timmermans, al ser preguntado por el aumento de las tensiones en un programa de la televisión neerlandesa Nos.

Precisamente, la visita de estado de los reyes a Moscú clausurará un año de celebraciones para conmemorar los cuatro siglos de contactos diplomáticos y comerciales entre Holanda y Rusia.

El asalto, el martes, al embajador adjunto holandés, que resultó herido leve, desató fuertes reacciones políticas en La Haya, donde los laboristas (PvdA) en la coalición de Gobierno y los demócrata-liberales (D66) pidieron que se paralicen los actos de conmemoración de este aniversario.

Laboristas y liberales de izquierda plantearon también interrogantes a la visita, prevista para el próximo 9 de noviembre.

El Parlamento holandés debatirá este jueves sobre el ataque al diplomático neerlandés Onno Elderenbosch, que fue asaltado en su domicilio de Moscú por dos personas que se hacían pasar por electricistas, lo maniataron y supuestamente dejaron notas relacionadas con la política holandesa de defensa de los derechos de los homosexuales y transexuales.

"Es aún muy pronto para exigir disculpas a Rusia. No sabemos quienes son los culpables y tenemos que encontrarles antes de saber quién debería disculparse", opinó el responsable de Asuntos Exteriores en la televisión neerlandesa.

Timmermans llamó el miércoles a consultas al embajador de Rusia en la Haya y habló por teléfono con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

El incidente con Elderenbosch se produce tras la detención la pasada semana de un diplomático ruso en La Haya, Dimitri Borodín, que presuntamente estaba borracho y, según una denuncia a la policía, maltrataba a sus hijos de cuatro y dos años.

Moscú exigió disculpas que solo fueron ofrecidas por el Ejecutivo neerlandés tras comprobar que la detención no cumplió con las leyes internacionales.

Además, el gobierno de Rutte tiene abierto un proceso de arbitraje contra Rusia para conseguir la liberación de los activistas del rompehielos "Arctic Sunrise" de Greenpeace, detenido en ese país cuando navegaba bajo bandera holandesa.

Los roces entre Moscú y la Haya comenzaron este año con el polémico suicidio en Holanda del refugiado ruso Aleksander Dolmatov.

Dos periodistas holandeses tampoco han recibido visados para trabajar en Rusia, que además de bloquear la importación de las patatas holandesas prohibió por unos meses la entrada de carne de ternera proveniente de este país.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.