Suspenden la pena al líder opositor ruso y le dejan en libertad condicional

El tribunal de la ciudad de Kírov (centro de Rusia) declaró hoy la suspensión de la condena de cinco años de prisión para el líder opositor ruso Alexéi Navalni y ordenó su libertad condicional.

El tribunal de la ciudad de Kírov (centro de Rusia) declaró hoy la suspensión de la condena de cinco años de prisión para el líder opositor ruso Alexéi Navalni y ordenó su libertad condicional.

"Ni yo ni mis colegas abandonaremos la lucha política", dijo Navalni a la prensa nada más anunciarse la decisión del tribunal sobre el recurso de apelación que solicitaba la anulación de la condena.

Navalni, uno de los organizadores de las protestas antigubernamentales en Moscú de diciembre de 2011, las mayores antigubernamentales desde la caída de la Unión Soviética, fue condenado por el robo en 2009 de 10.000 metros cúbicos de madera por valor de algo más de medio millón de dólares.

El tribunal también suspendió la pena de prisión y dejó en libertad al segundo condenado por la misma causa, Piotr Ofitsérov.

Navalni, bloguero famoso por sus denuncias de corrupción, fue el segundo candidato más votado, con el 27,54 por ciento de los sufragios, en las recientes elecciones a la alcaldía de Moscú.

Su condena, en julio pasado, fue denunciada por la oposición como un intento de impedir su participación en los comicios moscovitas.

"Estoy contenta por la suspensión de la pena. Han decido guardar las apariencias: imponerle a Navalni una pena de prisión efectiva hubiese sido impresentable", declaró a la agencia Interfax la veterana activista rusa de derechos humanos Liudmila Alexéyeva al comentar el dictamen del tribunal de Kírov.

Alexéyeva expresó su convencimiento de que Navalni es inocente del delito por el que fue condenado y merecía una sentencia absolutoria.

"Pero en nuestros tribunales las sentencias absolutorias son una gran rareza. Las autoridades estaban interesadas en que se condenara a Navalni, aunque fuera a una pena suspendida", agregó la activista.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.