La Iglesia ortodoxa rusa llama a apoyar la lucha contra la inmigración ilegal

El jefe del Departamento de Comunicación Social de la Iglesia ortodoxa rusa, Vsiévolod Chaplin, hizo hoy un llamamiento a apoyar la lucha contra la inmigración ilegal y a legalizar la creación de destacamentos de voluntarios para asistir a la policía.

El jefe del Departamento de Comunicación Social de la Iglesia ortodoxa rusa, Vsiévolod Chaplin, hizo hoy un llamamiento a apoyar la lucha contra la inmigración ilegal y a legalizar la creación de destacamentos de voluntarios para asistir a la policía.

Los habitantes de la ciudades rusas, dijo el sacerdote en declaraciones a la agencia Interfax, están decididos a respaldar la lucha de las fuerzas de orden contra la inmigración ilegal, la economía sumergida, la corrupción y otros delitos.

"Este afán debe ser apoyado y legalizado, tanto mediante la creación destacamentos de voluntarios como mediante estímulos a los ciudadanos para que ayuden a esclarecer los delitos", recalcó.

Chaplin se congratuló por la identificación del presunto autor del asesinato de un joven ruso de 25 años en Moscú, crimen que el pasado domingo provocó graves desórdenes en el distrito Biriuliovo de la capital rusa.

Los incidentes, protagonizados por hasta tres mil personas y en los que intervinieron policías antidisturbios, concluyeron con una veintena de heridos y cerca de 400 detenidos.

La policía identificó como autor del asesinato a Orján Zeinálov Zajid-Oglí, un inmigrante ilegal oriundo de Azerbaiyán, actualmente prófugo.

"Hay que reconocer el mérito no sólo de las fuerzas policiales, sino también el de los habitantes de Biriuliovo (el barrio moscovita donde se produjo el crimen) que reconocieron a Zeinalov y colgaron su foto y dirección en las redes sociales", agregó el representante del clero ortodoxo.

Chaplin advirtió contra la propagación de los ánimos azerbaiyanos entre los rusos al subrayar que "todo un pueblo no es responsable de lo que haga una persona".

Al mismo tiempo, el sacerdote se mostró sorprendido por el hecho de que un inmigrante ilegal que, según sus conocidos, había sido juzgado por tenencia de armas y buscado por homicidio en Azerbaiyán hubiera conseguido trabajo en una central de abastos agrícolas moscovita.

La central de abastos fue clausurada hoy, un día después de que la policía detuviera en sus instalaciones a más de 1.200 personas en una redada contra ilegales, aunque más tarde se informó de que sólo cerca de 300 de ellas no tenían los papeles en regla.

Según el sacerdote, las autoridades deberían establecer un sistema que garantice que sólo las personas empadronadas, con un titulo de propiedad o con un contrato de alquiler, tengan acceso a los puestos de trabajo que se ofrecen en sus respectivas regiones.

"El que quiera trabajar en Moscú que consiga un salario digno que le permita alquilar una vivienda. El que quiera contratar a personas de otras ciudades que les dé esos salarios", subrayó Chaplin.

Agregó que hay que "poner fin de una vez y para siempre a la explotación del trabajo de esclavos de los ilegales"

"Las cloacas del comercio gris deben dejar del existir, pues de lo contrario se producirán nuevos disturbios, un nuevo Biriuliovo", advirtió el sacerdote.