Justicia rusa niega la excarcelación a 2 activistas británicos de Greenpeace

El tribunal regional de Múrmansk (Rusia) denegó hoy los recursos de excarcelación de los activistas británicos de Greenpeace Phillip Ball y Kieron Bryan, que junto con otros 28 compañeros se encuentran en prisión preventiva por haber organizado una protesta con el rompehielos "Arctic Sunrise".

l tribunal regional de Múrmansk (Rusia) denegó hoy los recursos de excarcelación de los activistas británicos de Greenpeace Phillip Ball y Kieron Bryan, que junto con otros 28 compañeros se encuentran en prisión preventiva por haber organizado una protesta con el rompehielos "Arctic Sunrise".

Todos los activistas están acusados de piratería marítima y fueron condenados a finales de septiembre a prisión preventiva hasta el próximo 24 de noviembre, en espera de los juicios.

Los recursos presentados por Ball y Bryan fueron examinados y rechazados en audiencias separadas, dijo a Efe Mijaíl Kreindlin, asesor jurídico de Greenpeace Rusia, que destacó que el tribunal "no ha tomado en cuenta los argumentos de la defensa".

"Da la impresión de que el tribunal recibe órdenes", agregó el letrado.

El martes pasado, el mismo tribunal denegó los recursos de excarcelación de cuatro ciudadanos rusos que se hallaban en el "Arctic Sunrise": la médica de a bordo, Ekaterina Zaspa, el fotógrafo freelance Denís Siniakov, el portavoz de Greenpeace Rusia, Andréi Allajvérdov y el activista Román Dolgov.

La semana pasada, la Justicia rusa presentó los cargos formales contra los tripulantes por intentar encadenarse a la plataforma petrolera Prirazlómnaya, del consorcio gasístico ruso Gazprom, y a todos los acusó de piratería, delito castigado en Rusia con penas de hasta quince años de prisión.

Los tripulantes del "Arctic Sunrise" proceden de Rusia, EE. UU., Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia.

Este miércoles, el Comité de Instrucción de Rusia anunció que los investigadores había hallado droga a bordo del rompehielos de la organización ecologista, por lo que sus tripulantes podrían ser acusados de otros delitos.

El anuncio de las autoridades rusas fue recibido con incredulidad por Greenpeace, que recordó que "el barco se encuentra desde hace mucho tiempo sin tripulación... y bajo control de gente desconocida".

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.