Lavrov: Holanda violó convenios internacionales al detener a diplomático ruso

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo hoy que la policía holandesa violó todos los convenios internacionales al detener al ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, en su vivienda por presunto maltrato a sus dos hijos.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo hoy que la policía holandesa violó todos los convenios internacionales al detener al ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, en su vivienda por presunto maltrato a sus dos hijos.

"La explicación de que alguien dio aviso a la policía de que él (Borodín) y su esposa trataban mal a los niños, de dos y cuatro años, es inaceptable. La policía no tiene derecho a irrumpir en la vivienda de un diplomático", aseguró Lavrov en una entrevista con el canal de televisión en inglés Russia Today.

El canciller manifestó que todo lo ocurrido en La Haya, que calificó como la "capital del derecho", es "absurdo".

Y añadió que Moscú decidirá cómo actuar respecto a Holanda cuando reciba las explicaciones pertinentes sobre el incidente.

"Tenemos que recibir explicaciones del Gobierno holandés. Después tenemos que conocer qué medidas disciplinarias se han aplicado a los oficiales de la policía" que participaron en el incidente, señaló Lavrov.

Y "cuando recibamos respuesta a esas exigencias, decidiremos qué acciones adoptaremos en nuestras futuras relaciones", añadió.

Antes, el portavoz de la Cancillería rusa, Alexandr Lukashévich, ya calificó de "inaceptable" y "poco convincente" la reacción oficial de Holanda a la protesta de Moscú por el trato recibido por el diplomático ruso.

Los resultados "de las gestiones diplomáticas llevadas a cabo hoy en los ministerios de Exteriores de Rusia y Países Bajos en relación al ataque contra el ministro consejero de la embajada de Rusia en La Haya, Dmitri Borodín, no pueden satisfacer de ninguna manera a la parte rusa", afirmó Lukashévich.

Según Moscú, varios policías armados irrumpieron el pasado fin de semana en el apartamento de Borodín, lo esposaron y golpearon delante de sus hijos, tras lo cual fue trasladado a una comisaría en un vehículo policial, todo esto después de que les avisara del estatus diplomático que le otorga inmunidad.

Tras permanecer casi toda la noche en las dependencias policiales, el diplomático ruso fue puesto en libertad "sin explicaciones ni disculpas", según Lukashévich.

Este incidente coincide con las tensiones entre Amsterdam y Moscú por la detención en Rusia de los activistas del rompehielos "Arctic Sunrise", de Greenpeace, que navegaba bajo bandera holandesa.