Rusia considera "inaceptable" la reacción de Holanda al incidente diplomático

Rusia calificó hoy de "inaceptable" y "poco convincente" la reacción oficial de Holanda a la protesta de Moscú por el trato recibido por el ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, detenido en su vivienda por presunto maltrato a sus dos hijos.

Rusia calificó hoy de "inaceptable" y "poco convincente" la reacción oficial de Holanda a la protesta de Moscú por el trato recibido por el ministro consejero de la embajada rusa en La Haya, Dmitri Borodín, detenido en su vivienda por presunto maltrato a sus dos hijos.

Los resultados "de las gestiones diplomáticas llevadas a cabo hoy en los ministerios de Exteriores de Rusia y Países Bajos en relación al ataque contra el ministro consejero de la embajada de Rusia en La Haya, Dmitri Borodín, no pueden satisfacer de ninguna manera a la parte rusa", afirmó el portavoz de la Cancillería, Alexandr Lukashévich.

"El resultado de las conversaciones es más que decepcionante. La reacción de nuestros socios holandeses resultó ser poco convincente, inaceptable y poco acorde al nivel de las relaciones ruso-holandesas", lamentó el diplomático en un comunicado publicado en la página web del ministerio.

Según Moscú, varios policías armados irrumpieron el pasado fin de semana en el apartamento de Borodín y lo esposaron y golpearon delante de sus hijos, tras lo cual fue trasladado a una comisaría en un vehículo policial, todo esto después de que les avisara del estatus diplomático que le otorga inmunidad.

Tras permanecer casi toda la noche en las dependencias policiales, el diplomático ruso fue puesto en libertad "sin explicaciones ni disculpas", según Lukashévich.

A la petición oficial de Rusia para que Holanda diera explicaciones sobre el incidente, la Cancillería neerlandesa respondió que solamente presentará excusas en el caso de que "la investigación sobre los hechos concluya que hubo una violación de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas".

"El intento de la parte holandesa de justificar aunque sea mínimamente la dura acción de los policías no resiste ni la más elemental crítica", señaló Lukashévich tras conocer la respuesta de los Países Bajos.

Para el portavoz de la diplomacia rusa "los hechos hablan por sí solos: los policías irrumpen en la vivienda de un alto diplomático ruso, lo esposan, se lo llevan a una comisaría y lo dejan sin posibilidad de ponerse en contacto con la embajada de Rusia".

"En el caso de Borodín se han violado todos los derechos humanos. Además, se trata de un diplomático de cuyo lado está el derecho internacional, y es obligación del Estado holandés garantizar su seguridad", aseveró Lukashévich.

Poco antes, la Cancillería rusa había subrayado "la necesidad de que las autoridades holandesas hagan responder con todo rigor a las personas que atacaron al diplomático, presenten disculpas oficiales a la parte rusa y a la familia de Borodín y compensen el daño material y moral" que ha sufrido.

Tras conocer la reacción holandesa, Rusia reiteró que sigue "a la espera de recibir explicaciones que no dejen ni un cabo suelto, si es que son posibles, y disculpas reales de la parte holandesa, además de que se tomen medidas contra los organizadores y participantes en esta provocación", según Lukashévich.

Este incidente coincide con las tensiones entre Amsterdam y Moscú por la detención en Rusia de los activistas del rompehielos "Arctic Sunrise", de Greenpeace, que navegaba bajo bandera holandesa.