Rusia recuerda a Holanda que le avisó de provocaciones del "Arctic Sunrise"

Rusia recordó hoy a Holanda, país que anunció el viernes el inicio de un proceso de arbitraje contra Rusia debido al apresamiento del "Arctic Sunrise", que le conminó a atajar las acciones ilegales del rompehielos de Greenpeace en el Ártico ruso.

Rusia recordó hoy a Holanda, país que anunció el viernes el inicio de un proceso de arbitraje contra Rusia debido al apresamiento del "Arctic Sunrise", que le conminó a atajar las acciones ilegales del rompehielos de Greenpeace en el Ártico ruso.

"Rusia se dirigió en varias ocasiones a Holanda, origen de la bandera (del "Arctic Sunrise"), para que atajara las acciones ilegales del buque. Lamentablemente, esto no se hizo", dijo Alexéi Meshkov, viceministro de Exteriores de Rusia, a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

El diplomático destacó que, por ello, Rusia "tiene muchas más reclamaciones que hacer hacia la parte holandesa que las que puedan tener ellos".

"Todo lo que ocurrió con el 'Arctic Sunrise' fue una clara provocación", agregó, en alusión a la acción de protesta organizada por los activistas de Greenpeace el pasado 19 de septiembre contra la explotación del Ártico ruso por parte del consorcio Gazprom.

El Ministerio holandés de Asuntos Exteriores confirmó ayer a Efe en Amsterdam que el responsable de la cartera, Frans Timmermans, ha iniciado el proceso de arbitraje basándose en tratados sobre el derecho del mar.

Si las partes no llegan a un acuerdo en el plazo de dos semanas, Holanda acudirá al Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania).

Timmermans, que ha abordado este asunto con su colega ruso, Serguéi Lavrov, busca la liberación de los 30 tripulantes del "Arctic Sunrise", entre los que figuran dos holandeses, mientras que el resto son de otras 17 nacionalidades.

El Comité de Instrucción de Rusia ha informado de que todos los tripulantes del buque remolcado hasta el puerto de Múrmansk han sido acusados de piratería en virtud del artículo 227 del código penal, delito que se castiga en este país con 15 años de cárcel.

El Kremlin aseguró ayer que el presidente ruso, Vladímir Putin, no ordenó procesar a los tripulantes del rompehielos de Greenpeace, ya que "él (Putin) no puede interferir en la labor de los órganos de instrucción".

Putin ha manifestado que los activistas de la organización ecológica, "por supuesto, no son piratas, pero, de hecho, intentaban asaltar la plataforma", "Prirazlómnaya" del gigante energético ruso Gazprom (mar de Bárents).

Greenpeace ha tachado de "absurdas" las acusaciones de piratería, aduciendo que las acciones de sus activistas son siempre pacíficas, mientras el presidente del Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin, Mijaíl Fedótov, las calificó de infundadas.

Por su parte, Gazprom asegura que la protesta de Greenpeace no impedirá que las labores de extracción en la plataforma flotante comiencen a finales de este año, tras lo que espera convertirse en la primera compañía que comercializa crudo extraído del Ártico.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.