Rusia y la UE le explican a Ucrania que no puede asociarse con ambos a la vez

Tanto Moscú como Bruselas tratan de explicarle a Ucrania que no puede integrarse a la vez con los Veintiocho y con la Unión Aduanera (UA) formada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, aseguró hoy en una entrevista publicada por Interfax el embajador ruso ante la UE, Vladímir Chizhov.

Tanto Moscú como Bruselas tratan de explicarle a Ucrania que no puede integrarse a la vez con los Veintiocho y con la Unión Aduanera (UA) formada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, aseguró hoy en una entrevista publicada por Interfax el embajador ruso ante la UE, Vladímir Chizhov.

A un mes de la cumbre de la Asociación Oriental en Vilna (Lituania), en la que Kiev espera firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), Rusia reitera que la antigua república soviética no puede estar en dos uniones aduaneras a la vez para pagar aranceles y tasas distintos según qué formato.

"Hay que decir que nuestros socios de la UE lo entienden perfectamente y este argumento se le presenta a Kiev tanto por parte nuestra como por ellos. Otra cosa es cómo se lo toma" este país, subrayó Chizhov, que agregó Ucrania debe entender que "el tiempo de las ilusiones de poder sentarse en dos sillas a la vez se acabó".

El embajador ruso recordó que el Acuerdo de Asociación no se limita a crear una zona de libre comercio, sino que compromete a Ucrania a una serie de obligaciones jurídicas que van mucho más allá de las tarifas y aranceles.

"No son sólo tarifas, sino también reglamentos técnicos, estándares veterinarios y fitosanitarios. Se trata de incluir en la legislación nacional de Ucrania elementos de la base normativa de la UE, incluido el Tercer Paquete Energético", un marco legal europeo que se ha convertido en el principal escollo en las relaciones energéticas entre Moscú y Bruselas.

Dicha normativa energética, que fuerza la separación patrimonial de las actividades de producción, transporte y comercialización de energía, choca frontalmente con los intereses de Moscú, que está totalmente en contra de diversificar el negocio de su gigante de gas natural Gazprom, tal y como le exige la UE para poder operar en su territorio.

"El traslado de la base normativa de la Unión Europea no sólo a las relaciones con Ucrania, sino también a la legislación nacional de este país, creará obstáculos insuperables en su camino hacia la integración con la Unión Aduanera y también para nuestras relaciones bilaterales", advirtió Chizhov.

El acercamiento de la firma del Acuerdo de Asociación es para el embajador ruso la aproximación a un punto de no retorno para Ucrania, cuyo desarrollo y economía del futuro quedarán prácticamente determinados.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha llamado insistentemente a Kiev a integrarse en la UA que encabeza Moscú, pero ha advertido de que en caso de que Ucrania firme el Acuerdo de Asociación con la UE, la Unión Aduanera podría verse obligada a tomar medidas proteccionistas.

Moscú cree que la zona de libre comercio entre Ucrania y la UE encierra el riesgo de que algunos productos europeos entren en territorio ruso de manera incontrolada o que desplacen la producción autóctona ucraniana al territorio de la Unión Aduanera al ser más baratos y de mayor calidad.