El caso del director del Bolshói atacado con ácido ya está en el juzgado

El sumario del caso penal relativo al ataque con ácido contra el director de la compañía de ballet del teatro Bolshói de Moscú, Serguéi Filin, ha sido remitido al juzgado, anunció hoy la Fiscalía General rusa.

El sumario del caso penal relativo al ataque con ácido contra el director de la compañía de ballet del teatro Bolshói de Moscú, Serguéi Filin, ha sido remitido al juzgado, anunció hoy la Fiscalía General rusa.

El fiscal del distrito centro de la capital rusa ratificó la acusación contra el bailarín solista del Bolshói Pável Dmitrichenko, presunto autor intelectual del crimen, así como contra el autor material, Yuri Zarutski, y el conductor del vehículo que llevó al ejecutor al escenario del ataque, Andréi Lipátov.

La fiscalía sostiene que Dmitrichenko puso en marcha el ataque contra Filin porque "estaba descontento con su dirección de la compañía de ballet en cuanto a la designación de los papeles en las obras y el reparto de los salarios entre los artistas".

"En la tarde del 17 de enero de 2013, Dmitrichenko avisó a sus compinches de que Filin estaba saliendo del Bolshói para dirigirse a su domicilio. Tras acecharlo en las inmediaciones de su casa, Zarutski vertió en la cara (de Filin) un líquido que contenía ácido sulfúrico", señala la Fiscalía general.

Los tres implicados en el delito están en prisión preventiva, acusados formalmente del delito de "causar un gran daño a la salud", con lo que se enfrentan a una petición de 12 años de cárcel.

Nueve meses después de haber sido atacado, el propio Filin regresó hace poco más de dos semanas a Moscú con graves problemas de visión pero con firme intención de volver al trabajo con la compañía.

Tras haber pasado por 23 operaciones para recuperar la visión en sus dos ojos, el director del ballet deberá compaginar su trabajo con la rehabilitación y someterse además en el futuro a nuevas intervenciones quirúrgicas.

La víctima del ataque habría recuperado un 80 por ciento de la visión en su ojo izquierdo, pero no así en el derecho, con el que apenas ve