Rusia acusa formalmente de piratería a los activistas de Greenpeace

Cinco de los 30 activistas de Greenpeace que fueron detenidos en Rusia por organizar una protesta en el Ártico fueron acusados hoy formalmente de piratería, según informó el abogado de la ONG, Mijail Kreindlin, citado por la agencia Interfax.

Cinco de los 30 activistas de Greenpeace que fueron detenidos en Rusia por organizar una protesta en el Ártico fueron acusados hoy formalmente de piratería, según informó el abogado de la ONG, Mijail Kreindlin, citado por la agencia Interfax.

Los dos primeros en recibir los cargos fueron la brasileña Ana Paula Alminhana Maciel, de 31 años, y un activista británico.

"Dos de nuestros activistas han sido acusados de perpetrar piratería marítima en un grupo organizado. Son ciudadanos de Brasil y de Reino Unido", señaló el abogado.

Poco después, el ruso Roman Dolgov era igualmente acusado de piratería, según Greenpeace, y seguidamente les tocó el turno a Dmitri Litvinov (sueco estadounidense) y Sini Saarela (finlandesa), según informó la sección rusa de la organización medioambiental en su cuenta de Twitter.

A lo largo de hoy, el comité de instrucción ruso irá presentando las acusaciones en la ciudad portuaria de Múrmansk al resto de la treintena de activistas que protestaron con el rompehielos "Arctic Sunrise" contra la explotación petrolera rusa en la región ártica.

Kreindlin calificó los cargos de "absolutamente infundados, arbitrarios e ilegales".

"Nuestros activistas no tenían ninguna intención de apoderarse de la propiedad de nadie. No había ningún acto criminal", agregó el abogado de la organización no gubernamental (ONG).

Todos los activistas arrestados están en prisión preventiva por supuestamente tratar de asaltar la plataforma petrolífera Prirazlómnaya del gigante energético Gazprom el pasado 19 de septiembre.

"Un grupo de personas a bordo del "Arctic Sunrise" y con una gran equipación destinada a un fin que todavía no se ha esclarecido violaron la zona de seguridad de 500 metros de la plataforma Prirazlómnaya y se acercaron a ella", dijo ayer un portavoz del Comité de Instrucción para resumir los argumentos de la acusación.

Los activistas proceden de Rusia, EE. UU., Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia.

Tras la protesta junto a la plataforma de Gazprom en aguas del mar de Barents, en el Ártico ruso, el rompehielos de la ONG fue apresado por la guardia de fronteras rusa y sus tripulantes detenidos y trasladados a tierra para comparecer ante la justicia.

El consorcio energético planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según la ONG, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.