Confirman denuncias de Pussy Riot sobre los abusos laborales en prisión rusa

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) adjunto al Kremlin confirmó hoy los abusos laborales denunciados por la encarcelada integrante del grupo punk Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova, que mantiene una huelga de hambre.

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) adjunto al Kremlin confirmó hoy los abusos laborales denunciados por la encarcelada integrante del grupo punk Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova, que mantiene una huelga de hambre.

"Las informaciones sobre los trabajos adicionales de entre 4 y 6 horas extra han sido corroboradas por los testimonios de varias internas", reza el informe de Iliá Shablinski, miembro del CDH, citado por la agencia Itar-Tass.

Mientras, añade, "los datos sobre tres domingos laborales al mes han sido confirmados por los testimonios de las internas y la administración de la prisión".

Shablinski aconsejo al CDH que se dirija al Ministerio de Justicia para que tome cartas en el asunto e impida por ley los trabajos suplementarios en las instituciones penitenciarias rusas.

A su vez, el miembro del CDH aseguró que no ha podido recabar ninguna prueba sobre las supuestas amenazas, abusos y palizas recibidos por las presas a manos de los funcionarios de prisiones.

El CDH comenzó el 25 de septiembre a investigar las denuncias de Tolokónnikova sobre abusos labores y malos tratos en la prisión Ik-47 de la república de Mordovia, 600 kilómetros al este de Moscú.

En un primer momento, Tolokónnikova tuvo que ser trasladada a una celda de aislamiento por cuestiones de seguridad tras denunciar amenazas de muerte en la penitenciaría para mujeres donde cumple una condena de dos años.

Hace una semana, en una carta a la prensa rusa, la joven denunció malos tratos y las torturas que reciben sus compañeras de prisión y también denunció amenazas de muerte por parte de la administración de la cárcel.

Entre otras cosas, dijo que las presas son obligadas a trabajar en un taller de costura 16-17 horas al día con cuatro horas diarias para dormir y sólo un día libre en mes y medio.

También informó de que las mujeres son golpeadas, algunas hasta la muerte, por compañeras de celda instigadas por los funcionarios la prisión.

Tolokónnikova, que fue condenada a dos años de cárcel junto a María Aliójina por escenificar en 2012 una plegaria punk contra el Kremlin en el principal templo ortodoxo ruso, fue trasladada el domingo a un hospital tras el empeoramiento de su estado de salud, aunque hoy prosigue su huelga de hambre.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha respaldado en varias ocasiones la pena de cárcel contra las dos jóvenes de Pussy Riot, mientras que el primer ministro, Dmitri Medvédev, considera que las jóvenes ya han pagado con creces su culpa. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.