Greenpeace recurre detención preventiva de 22 tripulantes de "Arctic Sunrise"

Greenpeace recurrió hoy la prisión preventiva de 22 de los 30 tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" detenidos por los guardacostas rusos tras una acción de protesta contra la explotación del Ártico.

Greenpeace recurrió hoy la prisión preventiva de 22 de los 30 tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" detenidos por los guardacostas rusos tras una acción de protesta contra la explotación del Ártico.

"El recurso ha sido interpuesto ante el Tribunal Regional de Múrmansk. En relación a los otros ocho activistas (también en prisión preventiva desde el domingo), los documentos serán presentados en los próximos días", informó un portavoz de Greenpeace a las agencias locales.

La Justicia rusa justificó la detención preventiva de los tripulantes del barco apresado por guardacostas rusos por el peligro de que se fuguen, obstruyan la labor de los investigadores y prosigan sus actividades ilegales.

El Comité de Instrucción (CI) ruso anunció hoy que presentará en breve cargos formales contra todos los miembros de la tripulación del rompehielos por tratar de asaltar la plataforma petrolífera Prirazlómnaya del consorcio energético Gazprom.

La acción de Greenpeace, cuyos activistas querían encadenarse a la plataforma de Gazprom, fue descrita por el CI como "una amenaza real a la seguridad personal de los trabajadores de la plataforma y la propiedad".

"Tales acciones son penalmente punibles, independientemente de sus motivos. Y los presuntos fines pacíficos en ningún caso las justifican", señaló.

El tribunal Léninski de Múrmansk resolvió que los treinta tripulantes del rompehielos deben permanecer en la cárcel mientras se investiga el delito de piratería que les quiere imputar el CI.

El jefe del programa ártico de Greenpeace Rusia, Vladímir Chúprov, negó que los activistas de la organización pudieran haber puesto en peligro la vida de los operarios de la plataforma de Gazprom.

"Greenpeace es una organización no violenta. Durante esas acciones, si alguien arriesga su vida y salud, son los propios activistas", dijo.

Chúprov aseguró que los activistas de Greenpeace son instruidos antes de tomar parte en esas acciones con el fin de evitar incidentes violentos.

"En el mundo no existe ni un solo damnificado por las acciones de Greenpeace. Eso no pueden no saberlo los órganos de seguridad" rusos, apuntó.

Al mismo tiempo, se congratuló por el hecho de que el CI no mencionara hoy la palabra "piratería" entre los cargos contra los tripulantes del "Arctic Sunrise".

Los activistas condenados proceden de 19 países: Rusia, EEUU, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Francia.

Tras la protesta junto a la plataforma de Gazprom en aguas del mar de Bárents, en el Ártico ruso, el rompehielos de la ONG fue apresado por la guardia de fronteras rusa y sus tripulantes detenidos y trasladados a tierra para comparecer ante la justicia.