El Gobierno ruso augura mayor desempleo a partir de 2014

La ralentización del crecimiento actual afectará seguramente al empleo a partir del próximo año

El ministro de Economía ruso, Alexéi Uliukáyev, advirtió hoy de que los rusos deben estar listos para el aumento del desempleo en el país, cuya economía ha entrado en fase de estancamiento.

Tras constatar que la economía del que ha sido hasta este año uno de los países que mejor han soportado la crisis económica global no ha mejorado durante el pasado mes de agosto, Uliukáyev apuntó en el Foro Internacional de Inversiones que se celebra en Sochi que la ralentización del crecimiento actual afectará seguramente al empleo a partir del próximo año.

"El empleo es un indicador que va a la zaga del empeoramiento del crecimiento económico. No será enseguida, pero el empleo también empieza a sufrir", lamentó el ministro, quien calculó que el desempleo rondará el 6 % de la población activa en 2014, un punto por encima del 5 % actual y tres décimas superior al pronóstico oficial de Economía (5,7 %).

Poco antes, el titular de Economía advirtió de que el estancamiento de la economía rusa puede ser incluso peor que una crisis económica aguda.

La economía rusa no ha dejado de perder ritmo desde el comienzo de 2012: tras un crecimiento de 4,9 % en el primer trimestre y de 4 % en el segundo, el tercer trimestre arrojó un incremento del 2,9 %, seguido de otro 2,1 % en el último.

En 2013, la caída continuó de tal manera que Economía revisó hasta en dos ocasiones su pronóstico de crecimiento, que pasó del 3,6 % inicial al 1,8 % actual, una cifra que sigue siendo demasiado optimista según la mayoría de los expertos.

El primer semestre de este año arrojó un crecimiento del 1,4 %, al tiempo que la producción se ha estancado y las inversiones descienden.

A comienzos de esta semana, la agencia internacional de calificación de riesgos Standard & Poor's señaló que el actual modelo económico ruso se ha agotado, funciona al límite de sus capacidades y debe ser reformado con urgencia.

Criticado como jefe de Gobierno por el estancamiento económico que atraviesa el país, el primer ministro Dmitri Medvédev lanzó ayer un reto a todo el Estado al plantear un nuevo modelo económico para Rusia en un artículo publicado en el diario económico "Védomosti".

En relación al empleo, el primer ministro abogó por abandonar progresivamente la política orientada a "la conservación de la ocupación a cualquier precio", que deriva en una productividad baja del sector público.

Tras arremeter en su artículo contra el sector público y señalar que el crecimiento de la producción se ha sostenido hasta ahora "gracias a grandes proyectos de inversión participados por el Estado y sus empresas, el incremento de los ingresos de los trabajadores públicos y la ampliación de los subsidios a la agricultura y otros sectores", hoy aseguró que el gasto social no sufrirá recortes.

"Las partidas sociales (...) relativas a salarios (de trabajadores públicos), subsidios sociales y los compromisos sociales del Estado no sufrirán en caso de ningún recorte, al menos en la situación actual", dijo Medvédev al canal de televisión "Rossiya 24" al recordar que el presupuesto ruso de este año será recortado en un 5 %.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.