Medvédev apuesta por reducir la intervención del Estado en la economía rusa

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, en un amplio artículo publicado hoy por el diario económico "Védomosti", aboga por reformar el modelo económico de Rusia a fin de dar un mayor protagonismo a las empresas privadas y reducir drásticamente el peso del Estado en la economía.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, en un amplio artículo publicado hoy por el diario económico "Védomosti", aboga por reformar el modelo económico de Rusia a fin de dar un mayor protagonismo a las empresas privadas y reducir drásticamente el peso del Estado en la economía.

"En medio de la ralentización del crecimiento económico debemos lograr que el Estado deje de ocupar tanto sitio en la economía injustificadamente. Y que el aparato del Estado no cree trabas excesivas para la actividad empresarial", escribió el jefe del Gobierno ruso.

El también expresidente ruso observa, al igual que lo hiciera hace dos días la agencia internacional Standard & Poor's, que el actual modelo económico ruso se ha agotado, funciona al límite de sus capacidades y debe ser reformado para afrontar el reto de seguir avanzado hacia una sociedad postindustrial.

"Estamos en una bifurcación. Rusia puede continuar el lento avance con ritmos de crecimientos cercanos a cero o dar un importante paso adelante. El segundo camino entraña riesgos. Pero seguir por el primero para conservar el bienestar ya logrado (...) es aún más peligroso. Es el camino al precipicio", advierte Medvédev.

El jefe del Ejecutivo ruso también propone abandonar progresivamente la política orientada a "la conservación de la ocupación a cualquier precio", que deriva en el sector público en una productividad baja.

El objetivo del Estado, según Medvédev, "es construir un sector público de menor tamaño, descentralizado, pero eficiente al máximo. Es intolerable (en el sector público) una productividad varias veces inferior que en segmentos similares de la empresa privada", asevera.

"Estoy convencido de que los órganos estatales deben concentrarse en el cumplimiento de sus funciones básicas y contratar a empresas no estatales para el resto de las funciones", explicó su postura el primer ministro.