Región siberiana rusa prohíbe las adopciones de niños por padres extranjeros

La región siberiana de Kémerovo aprobó hoy una ley que prohíbe la adopción de niños por parte de padres extranjeros, debido a las denuncias por el maltrato que los menores rusos reciben en el seno de sus nuevas familias.

La región siberiana de Kémerovo aprobó hoy una ley que prohíbe la adopción de niños por parte de padres extranjeros, debido a las denuncias por el maltrato que los menores rusos reciben en el seno de sus nuevas familias.

Según la vicepresidenta del comité de Educación, Cultura y Política Nacional de la Asamblea Regional, Galina Soloviova, el Gobierno local ha recibido numerosas quejas sobre abusos, violencia e incluso muerte de niños entregados a familias extranjeras.

Soloviova, citada por la agencia rusa Interfax, aseguró que en las redes sociales en Estados Unidos y Europa Occidental existe un esquema de compra y venta de niños rusos.

"Como resultado, los niños pueden acabar en cualquier parte y con cualquiera. Y Rusia no puede jurídicamente asistir a los niños que se encuentran en situaciones de peligro o dificultad", dijo.

La diputada de esa región, corazón de la cuenca hullera siberiana, cifró en 77 los niños oriundos de Kémerovo que han sido acogidos este año por familias extranjeras, entre ellas 38 italianas, 13 alemanas y 7 españolas.

Desde el 1 de enero pasado las familias estadounidenses tienen prohibido adoptar niños en todo el territorio nacional, decisión que causó disensión en el seno del Gobierno ruso, pero que fue apoyada por el presidente, Vladímir Putin.

Pese a que desde julio del pasado año existe un acuerdo bilateral sobre adopciones, Putin decidió promulgar la ley tras denunciar la inacción de EEUU ante la trágica muerte de varios niños rusos acogidos por padres norteamericanos.

Aprovechando la aprobación de la ley, el Defensor del Menor ruso, Pável Astájov, presentó un informe ante el Kremlin para que se prohíban en un futuro todas las adopciones de niños rusos por familias extranjeras.

"La derogación de la adopción extranjera es un derecho de cada Estado", afirmó Astájov, quien ha calificado de "antipatriota" la práctica de entregar los niños rusos a otros países.

Recientemente, Astájov anunció que los países donde sea legal el matrimonio homosexual no podrán adoptar niños rusos sin haber suscrito un acuerdo bilateral con Moscú.

"Para que la adopción internacional continúe con los países con los que se ejercía, y estamos hablando de unos veinte, se exige la existencia de un acuerdo. Actualmente, tenemos acuerdos con Francia e Italia. Es decir, sólo con dos países", explicó.

El representante ruso agregó que, en estos momentos, el Gobierno prepara similares acuerdos bilaterales con España y el Reino Unido.

A principios de julio, Putin promulgó una ley que prohíbe la adopción de niños rusos por parte de homosexuales y de solteros procedentes de países donde son legales las uniones entre personas del mismo sexo.