Greenpeace tacha de ilegal proceso contra sus activistas detenidos en Ártico

Greenpeace tachó hoy de ilegal el proceso contra los 30 activistas de su rompehielos "Arctic Sunrise", de los que diez han sido sometidos hoy a dos meses de prisión preventiva por la Justicia rusa por protestar contra la explotación del petróleo en el Ártico.

Greenpeace tachó hoy de ilegal el proceso contra los 30 activistas de su rompehielos "Arctic Sunrise", de los que diez han sido sometidos hoy a dos meses de prisión preventiva por la Justicia rusa por protestar contra la explotación del petróleo en el Ártico.

"Tenemos suficientes fundamentos jurídicos para recurrir todas las acciones adoptadas por las autoridades rusas en este proceso", dijo a Efe Antón Beneslavski, coordinador de programas de la ONG en Moscú, en referencia tanto a la detención como a la posterior vista judicial.

Agregó que los diez sometidos a prisión preventiva son ciudadanos de Rusia, Francia, Turquía, Polonia, Suecia, Canadá y Nueva Zelanda.

También, informó de que las autoridades rusas han trasladado más magistrados a la ciudad portuaria de Múrmansk por la falta de jueces capaces de atender ese proceso.

Durante la primera vista previa, dos activistas rusos, el fotógrafo Denís Siniakov y Román Dolgov, fueron sometidos a prisión preventiva como sospechosos de un delito de piratería, a pesar de que aseguraron al tribunal que no habían participado en el intento de encadenarse a la plataforma "Prirazlómnaya" de la compañía Gazprom.

"La medida de prisión preventiva es ilegal y la sospecha (de piratería) es absurda", manifestó Greenpeace Rusia en un comunicado publicado al término de la vista.

El resto de los ocupantes del rompehielos "Arctic Sunrise", detenidos y trasladados ayer a centros de detención preventiva de Múrmansk, siguen pendientes de que los jueces decidan si los someten a prisión preventiva o los dejan en libertad.

Todos ellos pueden ser acusados de piratería en el marco de la investigación penal abierta por el Comité de Instrucción tras su acción de protesta en el mar de Pechora, en la que el rompehielos de Greenpeace fue apresado y toda su tripulación detenida y enviada a tierra firme.

Greenpeace Rusia sostiene que durante "la acción de protesta pacífica no se usó la violencia, no hubo asalto ni apropiación de bienes ajenos, ni tampoco intento de hacerse con el control de un navío", por lo que no tiene sentido la causa penal por piratería abierta por el Comité de Instrucción.

Los activistas detenidos el pasado jueves a bordo del "Arctic Sunrise" proceden de 19 países: Rusia, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Francia.