Activistas del buque ártico de Greenpeace, trasladados a prisión

Los activistas de Greenpeace, detenidos en aguas del Ártico ruso cuando intentaron encadenarse a una plataforma petrolífera, fueron trasladados hoy a prisión después de ser interrogados hasta altas horas de madrugada, dijo a Efe la representante de la ONG para Rusia, María Favórskaya.

Los activistas de Greenpeace, detenidos en aguas del Ártico ruso cuando intentaron encadenarse a una plataforma petrolífera, fueron trasladados hoy a prisión después de ser interrogados hasta altas horas de madrugada, dijo a Efe la representante de la ONG para Rusia, María Favórskaya.

Después de ser trasladados a última hora de ayer a las dependencias del Comité de Instrucción (CI) ruso en la ciudad de Múrmansk para ser interrogados, los treinta miembros de la tripulación del "Arctic Sunrise" debían ser "llevados a prisiones preventivas" de la ciudad, confirmó a Interfax una fuente de las fuerzas de seguridad rusas.

Los interrogatorios duraron al menos hasta la una de la madrugada de hoy, en contra de la ley que establece que los procedimientos de instrucción pueden llevarse a cabo sólo hasta las 22.00 horas, apuntó Favórskaya.

Según Greenpeace, entre la 01.00 y 02.00 horas, los casi treinta activistas de la ONG fueron trasladados a varias prisiones de Múrmansk y de otras ciudades próximas al principal puerto en el Ártico ruso.

El portavoz del CI, Vladímir Markin, confirmó a las agencias rusas la detención de la tripulación del barco de la ONG y aseguró que hasta ahora se ha interrogado a tres activistas rusos.

Los ciudadanos extranjeros serán interrogados después de que se ponga a su disposición traductores y abogados, aseguró Markin.

La ONG internacional reveló ayer que los activistas detenidos el pasado jueves a bordo del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise" proceden de 18 países: Rusia, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Francia.

Tras ser detenidos en aguas del Ártico, los activistas de Greenpeace han estado bajo custodia cinco días a bordo del rompehielos.

El jueves, la guardia de fronteras rusa abrió fuego de advertencia contra el "Arctic Sunrise" y luego detuvo el barco después de que varios activistas se trasladaran desde el rompehielos en lanchas neumáticas hacia la plataforma petrolífera Prirazlómnaya para encadenarse a ella en protesta contra la exploración de petróleo en el Ártico.

El gigante energético Gazprom planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según la ONG, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa.