Trasladan a tierra a activistas de buque de Greenpeace en Ártico ruso

Los guardas de fronteras rusos que custodian desde el pasado jueves a los activistas y a la tripulación del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise" les ordenaron trasladarse a tierra en el puerto de Múrmansk, adonde el buque llegó hoy remolcado, informó una fuente de la ONG medioambiental.

Los guardas de fronteras rusos que custodian desde el pasado jueves a los activistas y a la tripulación del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise" les ordenaron trasladarse a tierra en el puerto de Múrmansk, adonde el buque llegó hoy remolcado, informó una fuente de la ONG medioambiental.

"Les comunicaron que tenían cinco minutos para recoger sus pertenencias y que los iban a trasladar a tierra". "No sabemos que va a pasar con ellos", dijo a los medios rusos la responsable de prensa de Greenpeace para Rusia, Tatiana Vasilieva.

"A lo mejor son liberados y a lo mejor son acusados", dijo, por su parte, una representante de Greenpeace Rusia en Múrmansk, Maria Favorskaya, a la agencia Interfax.

El traslado de los activistas y los tripulantes a tierra se produce horas después de que el Comité de Instrucción (CI) de Rusia anunciase hoy que ha incoado una causa penal por piratería contra ellos, por haber organizado una protesta contra la exploración petrolífera en el Ártico ruso.

"Todos los que asaltaron la plataforma (petrolífera Prirazlómnaya del monopolio energético ruso Gazprom) serán acusados independientemente de su ciudadanía", dijo el portavoz del CI, Vladímir Markin, citado por las agencias rusas.

Más de medio centenar de ONG y 370.000 personas de todo el mundo han firmado peticiones exigiendo liberar la tripulación del barco de Greenpeace.

Los 27 activistas de Greenpeace, de varias nacionalidades, han estado bajo custodia cinco días a bordo del rompehielos.

El jueves, la guardia de fronteras rusa abrió fuego de advertencia contra el "Arctic Sunrise" y luego detuvo el barco después de que varios activistas se trasladaran desde el rompehielos en lanchas neumáticas hacia la plataforma petrolífera Prirazlómnaya para encadenarse a ella en protesta contra la exploración de petróleo en el Ártico.

El gigante energético Gazprom planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según la ONG, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.