La ONU defiende su informe y dice que no ha recibido todavía evidencias rusas

La ONU salió hoy en defensa del informe de sus inspectores sobre el ataque del pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco y dijo que todavía no ha recibido de Rusia las evidencias que asegura tener que implicarían a rebeldes sirios.

La ONU salió hoy en defensa del informe de sus inspectores sobre el ataque del pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco y dijo que todavía no ha recibido de Rusia las evidencias que asegura tener que implicarían a rebeldes sirios.

"Los resultados del informe son incuestionables", dijo hoy ante la prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, sobre las primeras críticas de Rusia al estudio de los inspectores, hecho público el pasado lunes.

Nesirky añadió que las pruebas sobre el uso de armas químicas recogidas sobre el terreno por los expertos del equipo de Ake Sellstrom hablan por si solas e insistió en que se trató de una investigación "científica" y "objetiva" para la que se tuvieron en cuenta todas las precauciones posibles.

El portavoz de la ONU reiteró que los expertos documentaron de manera "meticulosa" todas las muestras biomédicas y medioambientales que recogieron durante su visita a la zona de Guta Oriental, en la periferia de Damasco.

"Queremos que los sucesos del 21 de agosto sean investigados de manera imparcial, objetiva y profesional. Tenemos bases serias para suponer que esto fue una provocación", dijo la víspera el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

Por su parte, el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, dijo en Damasco que el informe de los inspectores está "politizado" y es "parcial" porque no visitaron otras zonas donde también se utilizaron armas químicas.

El portavoz de la ONU explicó hoy que se han puesto en contacto con las autoridades de la legación rusa ante Naciones Unidas para saber en qué contexto hizo esas declaraciones el viceministro de Exteriores.

Asimismo, Nesirky aseguró que la oficina del secretario general, Ban Ki-moon, no ha recibido las pruebas que el Gobierno ruso dice tener implicando a los rebeldes sirios en el uso de armas químicas. "De momento no hemos recibido nada", indicó.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo hoy que su país compartirá con Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad los datos recibidos ayer en Damasco por su viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, de parte de las autoridades sirias.

"Tenemos suficientes pruebas de que los informes sobre armas químicas reflejan el hecho de que la oposición recurre con frecuencia a esas provocaciones para causar una intervención (extranjera)", aseguró Lavrov.

Por otro lado, el portavoz de la ONU indicó que la misión regresará a Siria "lo antes posible" para completar su mandato e investigar lo ocurrido en la localidad de Jan Al Asar, un supuesto ataque denunciado por el régimen, "y el resto de denuncias creíbles" recibidas.

Hasta ahora, la ONU había dicho que además del ataque del 21 de agosto tenía previsto investigar otras tres denuncias, la del régimen en Jan Al Asar, y otros dos lugares cuyo nombre no se ha revelado por motivos de seguridad.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.