Rusia dice que no pidió el aplazamiento del Consejo de Seguridad

Rusia aseguró hoy que no pidió el aplazamiento de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que debía abordar el martes la respuesta de la comunidad internacional a la crisis en Siria.

Rusia aseguró hoy que no pidió el aplazamiento de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que debía abordar el martes la respuesta de la comunidad internacional a la crisis en Siria.

"Nosotros presentamos la iniciativa de celebrar dicha reunión, pero la decisión de cancelar la discusión del caso sirio en el Consejo de Seguridad fue tomada a petición de los miembros del Consejo", dijo Alexandr Lukashévich, portavoz de la Cancillería rusa, citado por las agencias locales.

El Consejo de Seguridad canceló la víspera la reunión extraordinaria de urgencia que tenía previsto celebrar a puerta cerrada para abordar los últimos acontecimiento en relación con Siria.

La reunión había sido convocada por Rusia después de que Reino Unido, EEUU y Francia anunciaran su intención de presentar una resolución ante el Consejo para "examinar" la propuesta rusa de que las armas químicas sirias queden bajo control internacional.

Durante una conversación telefónica con el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, tachó de "inaceptable" la propuesta de resolución francesa y que está basada en el capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, que alude al uso de la fuerza.

La resolución responsabilizaría abiertamente al régimen sirio de Bachar al Asad del posible uso de armas químicas contra la población civil, según denunció la Cancillería rusa.

Por otra parte, Lukashévich recordó que Lavrov se reunirá con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, mañana, jueves, en Ginebra, para abordar la propuesta rusa de control internacional del arsenal químico de Siria.

El ministro de Exteriores de Siria, Walid Muallem, anunció ayer que su país está dispuesto a suscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas con el fin de renunciar a ese tipo de armamento, de acuerdo con la propuesta rusa.

Poco antes, el presidente ruso, Vladímir Putin, había instado a Damasco a suscribir esa convención, en vigor desde 1997 y que ha sido firmada por 195 países, incluido Estados Unidos, Rusia e Israel, aunque éste último no la ha ratificado.

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió ayer al Congreso que postergara un voto sobre un posible ataque militar contra Siria mientras se agota una solución diplomática basada en el plan ruso.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.